Politica

Congreso nuevo, mañanas viejas

Después de cuatro meses de gestión, los parlamentarios continúan con la misma dinámica de las legislaturas pasadas. Algunos son cuestionados por su conducta o por actos irregulares; la mayoría, el 40 por ciento, se cambió de partido, otros se enfrentan a diario entre dimes y diretes, y en el hemiciclo se ven pocos resultados.  La buena noticia se dio esta semana con la solicitud de antejuicio contra varios diputados

Manolo García

El desgaste de los padres de la patria está vigente y el debilitamiento institucional es mayor. En otras palabras, analistas, sociólogos y politólogos consultados coinciden en que el Congreso constituye un organismo que desacredita a la democracia representativa y se ha convertido en una especie de reciclaje de la llamada clase política.

¿Es una nueva legislatura? Sí. Pero nadie olvida que de los 158 electos, 70 fueron reelectos, muchos de ellos señalados de hechos polémicos o anómalos por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y por el Ministerio Público (MP), y el resto, aunque nuevos, algunos ya legislaron y unos más han sido señalados de ser contratistas del Estado o de algún ilícito penal.

Auditoría política

Algunas de las razones las enumera  el sociólogo y analista político Elfidio Cano del Cid. De entrada, ve como uno de los cuestionamientos más fuertes el transfuguismo inmediato que se produjo, al nada más integrarse la presente legislatura y la burda integración de una bancada supuestamente oficial, pero que se desvincula de la influencia del presidente Jimmy Morales.

También quedan en el tablero las prebendas que podrían seguir beneficiando a los nuevos y a los viejos diputados. Por ejemplo, lo hecho público en relación con los chantajes a gobernadores departamentales —y que despertó el huracán contra el diputado Juan Manuel Giordano, del partido oficial— es la medida de lo que se hace y lo que se ha venido practicando en el pasado inmediato, supone Cano del Cid.

La práctica clientelar entre los diputados, al otorgarles plazas en forma de cuotas para darle empleo a sus correligionarios, es otra de las prebendas, asegura.

Roxana Ávila, directora del Consejo Regional de Análisis Estratégico (CRAE), va al grano: El trabajo es pobre, todo apunta a que podríamos pedir un referéndum para llamar a elecciones legislativas a mitad de período, pero para esto hay que cambiar la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP). Ellos lo saben y por eso se resisten.

A su juicio, la población no apoya las actuaciones porque no responden a sus aspiraciones de renovar, depurar a los corruptos y aprobar las leyes más urgentes. Deben presentar una nueva imagen que convenza a los ciudadanos.

Para Mario Polanco, del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), la percepción sobre el Legislativo no es positiva. La población critica al organismo y cada uno de sus integrantes, no solo por el actuar de algunos diputados, sino por el de los trabajadores.

El problema es que el Congreso constituye la vitrina al Estado, están a la vista de la prensa, de la población y de las organizaciones sociales, es más fácil criticarlos que a los ministros o secretarios de Estado que están en sus oficinas, sin que nadie los vea, agrega.

De hecho, ese es uno de los puntos que marca el primer período parlamentario: la aprobación de unas reformas a la LEPP, que no representan, en esencia, una modernización al sistema político en general y, en particular, a la de los partidos políticos y su actuación en la política nacional.

Crisis interna

Congreso

De hecho, Cristian Álvarez, director del Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas (CADEP), se habría adelantado cuando un tiempo atrás escribió que el Congreso es el órgano más desgastado de la democracia. Primero porque muchos diputados no entienden sus funciones, y segundo porque muchas veces en lugar de políticos, llegan empresarios que buscan crecer sus negocios, o empresas de familiares y amigos.

Muestra de ello, en las elecciones pasadas el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dejó fuera a tres candidatos electos porque se les comprobó que eran contratistas del estado, situación que no les permitía asumir su curul.

Pero los expertos ven aún más dramático que en la actualidad, en el hemiciclo, el presidente Morales no tenga una bancada de legisladores representativa, lo cual, según Cano del Cid, devendría, en el corto plazo, en una dinámica de ingobernabilidad estatal, lo que podría incluir que la bancada del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) use cualquier tipo de chantaje para conseguir prebendas personales.

Los observadores políticos no olvidan que en las elecciones de 2015 los bloques que obtuvieron más diputados fueron Libertad Democrática Renovada (Líder), 44; la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), 33; Todos, 18, y Partido Patriota 17; el FCN, 12; Encuentro por Guatemala (EG), 7; Unión del Cambio Nacional (UCN), 7, y CREO-UNIONISTA y Viva, 5 cada uno.

Convergencia apenas logro 5 escaños, el Partido de Avanzada Nacional, 3, y Fuerza y Winaq-URNG, 2 cada uno. Diez partidos obtuvieron las curules en el hemiciclo.

Ese mapa; por supuesto, no tardó en cambiar. Para cuando llegó el 12 de abril, fecha en que entró en vigencia el artículo 50 de las reformas a la Ley Orgánica del Legislativo, que sanciona el transfuguismo, el arcoíris político había variado en el pleno.

Del 14 de enero al 12 de abril, 70 parlamentarios se habían mudado de bancada. Líder, que había logrado 45 curules, terminó con 4, y FCN-Nación, que ganó 11, finalmente se quedó con 37 y ahora es la bancada mayoritaria en el hemiciclo, pero sus integrantes son de ideologías variopintas.

La pregunta que permanece en el ambiente es si el transfuguismo se calmará alguna vez en el Parlamento. Cano del Cid responde: Sí, y solo si se moderniza el sistema político en general y electoral, en particular.

Pero el panorama es más claro, porque muchos diputados actúan como un grupo sectorial en defensa de sus privilegios, y no trascienden lo particular hacia la necesidad de una ley y una política pública de modernización del sistema político.

Según la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), el partido oficial se ha plegado a las viejas componendas de transfuguismo en el Congreso, con tal de engrosar numéricamente su bancada. Han asomado síntomas inquietantes de presiones indebidas en la búsqueda de plazas o favores dentro del mismo partido de gobierno de diputados hacia ministros y gobernadores, llegando inclusive a expresiones insultantes, ya denunciadas, de racismo.

Hay esperanzas

Diputados FCN

Aún con eso, los expertos notan ciertas luces alentadoras: Mal que bien se mantiene la institucionalidad del funcionamiento del sistema político y de democracia representativa, en la expresión de pesos y contrapesos. O sea, la respectiva autonomía de los organismos del Estado, explica Cano del Cid.

En eso se guarda la esperanza de que los diputados pudieran tomar conciencia del riesgo que corren al legislar como en el pasado, pues la presión política de grupos y organizaciones de carácter político y social, podrían enfilar sus fuerzas para que legislen adecuadamente y evitar una mayor conflictividad en el país.

ASIES asegura que en el Congreso se han dado pasos positivos, apuntando a una mayor transparencia de ese organismo, al hacerse públicas las planillas de personal regular y temporal, y aprobarse reformas al régimen interior del Legislativo, y al sistema electoral y de partidos políticos.

No obstante, estos avances se dan con renovadas muestras de viejas prácticas corruptas en la legislatura, y resistencias a ceder controles a favor de mayor transparencia y rendición de cuentas, insiste ese centro de investigación.

Polanco agrega que existe la posibilidad de cambio. De hecho, en la lucha en favor de la transparencia, se puede ver que algunos casos responden a los intereses nacionales, más que a los personales, por temor a ser señalados por la CICIG y el MP, dice.

Por aparte, se tiene especial atención en la conducta del presidente del Legislativo, Mario Taracena, de quien se reconoce, es un político con mucha experiencia y muy hábil en el manejo de los asuntos parlamentarios.

Sin embargo, sus actuaciones parecen más espontáneas y personales. Es decir, no forman parte de un esquema político de la organización partidista que representa la UNE. Ha tenido la valentía de poner y hacer públicas todas las triquiñuelas que han practicado los legisladores y no deja de ser una persona mediática. No obstante, es problemático y confrontativo en sus declaraciones, coinciden analistas.

Entrevista congreso

 

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales