Politica

CLAMOR POPULAR ¡TRANSPARENCIA!

Jimmy Morales ganó la Presidencia en medio de una campaña marcada por el repudio popular a la corrupción en el Estado y a la misma clase política. Ahora, le corresponde gobernar como respuesta al mandato de transparencia que llegó implícito con el voto en las urnas el pasado domingo. El clamor popular es evidente.

Ronald Mendoza/ rmendoza@cronica.com.gt

El recién electo presidente de la nación, Jimmy Morales, asumirá el 14 de enero del 2016 el cargo político más importante del país, en medio del clamor popular por que el eje transversal de todas sus decisiones de Gobierno sea la transparencia, atendiendo con prioridad los  problemas de  salud, educación  y seguridad.

Morales, hasta antes de las elecciones, solamente conocido por su pasado como actor cómico, sin pasado ni experiencia público-política, logró una arrolladora victoria en las elecciones presidenciales del pasado 25 de octubre sobre su contendiente Sandra Torres, de la Unidad Nacional  de la Esperanza (UNE).

El ahora electo mandatario obtuvo el 67.44 por ciento de los votos, mientras Torres el 32.56 por ciento. La victoria fue tan abrumadora, que ganó en 21 de los 23 distritos electorales en los que está divido el país.

Pero el masivo apoyo ciudadano no es un cheque en blanco. El combate a la opacidad  en el manejo de los recursos económicos públicos y la lucha contra la corrupción es la principal exigencia de ciudadanos comunes y de sectores indígenas, projustica, empresariales y de jóvenes; sobre todo, porque la avalancha de votos le llegó porque se le vio como el candidato diferente.

De esta manera lo reflejan numerosas entrevistas realizadas por Crónica, así como comentarios colgados en la página de la revista en Facebook. La ciudadanía también le deja claro a Morales que  estará vigilante y que espera que actúe con transparencia desde los primeros días.

Los guatemaltecos estamos más vigilantes que nunca… y vamos a ejercer presión, lo cual le plantea un reto bastante grande al nuevo gobernante no solo administrativo, sino político, pues deberá saber identificar y leer lo que se está pidiendo desde la ciudadanía. El ambiente es propicio para que el seguimiento a las acciones del próximo presidente sea mucho más cercano. Que sepa que estamos aquí, dispuestos a volver a las calles, afirma Gabriel Wer, integrante del movimiento ciudadano #JusticiaYa.

Así, el reto de Morales es demostrar que puede gobernar el país y que lo hará alejado de la forma como lo ha hecho la clase política tradicional, que se ha dedicado a saquear las arcas de un Estado pobre, agravando con  ello la resolución de los problemas nacionales.

Es elemental que, para tener éxito en salud o educación, los recursos deban manejarse transparentemente; de lo contrario, ningún esfuerzo será suficiente, afirma el ciudadano Álvaro Laz, coincidiendo con lo referido anteriormente.

 

Al oído del mandatario electo

En días previos y durante la jornada electoral, 14 chapines fueron abordados en las calles para conocer cuáles eran las principales demandas para el gobernante, que tomará  posesión el próximo 14 de enero.

La mayoría pide que se atiendan los problemas de salud, educación y seguridad (otros temas mencionados fueron reformas legales, trabajo, fortalecimiento institucional, certeza jurídica y detener las extracciones mineras), pero que el eje transversal de las políticas que se adopten gire alrededor de la transparencia.

De tal cuenta, sin importar el momento, las respuestas llegaron así: Yo le exigiría cambios profundos en salud, que es lo que está muy mal ahora. En los hospitales no hay medicinas, la atención es mala y las condiciones de las instalaciones están por los suelos. Además, es conveniente que asuma los retos en educación e inseguridad, refiere Guillermo Leiva. Con él coincide el ciudadano Luis Laparra, quien argumenta que  el nuevo presidente debe saber que la salud de los guatemaltecos no es un juego.

Por otro lado, Lauro Laparra asegura que no puede quedar de lado el clamor de la mayoría, por mejor salud, mejor educación y seguridad. Esto es importante que lo entienda el nuevo mandatario. Vea los hospitales, vea las escuelas, vea las condiciones en las que trabajan los policías… ¡esto no puede ser posible! Precariedades por todos lados; así no puede sostenerse un país.

Los esposos Vicente Paiz e Ingrid de Paiz, reflexionan al respecto: Nosotros le pediríamos atender salud, educación y seguridad. ¿Por qué?, porque ir a un hospital público, hoy  día, es irse a morir. Seguridad, para dejar de vivir bajo intranquilidad y terror.  Y educación, para formar desde allí a mejores guatemaltecos.

Los entrevistados tienen claro que el sistema de salud sigue sobreviviendo a una sempiterna crisis que, recurrentemente, estalla en los hospitales nacionales.

Falta de medicamentos, de insumos, de espacios dignos de atención, es la escena cotidiana para cualquiera que visita un centro de estos.

Niños que no pueden ser enyesados, pacientes oncológicos y renales que no logran obtener sus medicamentos, o personas que requieren una cirugía de emergencia y no es posible practicársela por la falta de equipo, son algunas de las situaciones más recurrentes en el sistema de salud guatemalteco, anota Zulma Calderón, jefa de Supervisión Hospitalaria, de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

 

Facebook y organizaciones sociales

Las anteriores demandas también coinciden con lo que usuarios de redes sociales y representantes de organizaciones sociales consideran oportuno pedir al nuevo presidente. A continuación, incluimos algunos: Aparte de salud y educación, con carácter urgente: 1) continuar con la lucha contra la corrupción; 2) seguridad efectiva para la población; 3) crear las condiciones favorables que fomenten oportunidades masivas de trabajo, escribe Roberto Rosales Sandoval, en la página de fanes en Facebook, de la revista Crónica, donde se consultó sobre qué le pedirían al próximo mandatario.

Invertir el dinero del pueblo para el pueblo: educación, salud y alimentación, converge la usuaria María Linares.

Óskar Panadero y Royer de León, refieren que lo que le pedirían al nuevo Gobierno es voluntad para eliminar la inseguridad, extorsiones, maras y disminución de la violencia, coincidiendo con los temas hasta ahora puestos sobre la mesa.

Sobre la educación, Sergio Santos, exige aumentar la cobertura educativa, para que no nos toque elegir entre ineptos.

En torno a la seguridad, Tulio Paz, reflexiona: Si tan solo se eliminaran las extorsiones a familias, negocios, transportes y vendedores. Las organizaciones sociales también se pronunciaron al respecto.

De tal cuenta, Domingo Ixcoy, integrante de la Convergencia Nacional Maya Waqib’ Kej, se une a la petición de mejoras en educación. Precisamos un sistema educativo eficiente y de calidad, acota. Lo mismo plantea Rolando Vásquez, presidente de la organización comunal, Los 48 cantones de Totonicapán. Salud y educación son dos temas urgentes para el nueve gobernante. Esperaríamos que en eso actúe de inmediato, comenta.

Marco Antonio Garavito, director de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental, también pide mejor salud y educación. No podemos seguir con hospitales sin medicina y con las escuelas sin paredes ni escritorios, plantea.

Garantizar educación, trabajo y seguridad es trabajar en el combate a la pobreza; por ello, esto es imperativo para el próximo presidente, añade Eleonora Muralles, de Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro (FADS), e integrante del Movimiento Pro Justicia.

Por aparte, aunque con menos citas (en no más de 7 casos), los entrevistados hablaron de las reformas legales, específicamente la relativa a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, así como del fortalecimiento institucional, austeridad en el manejo del Presupuesto General de la Nación y de un buen equipo de trabajo.

Con esto es visible lo recurrente con que el tema de salud, educación y seguridad se ofrece en las declaraciones como lo imperativo para Morales; sin embargo, como ya se sugería, surge dentro de todo esto una prevención subyacente: el reniego a la corrupción y el favor hacia la garantía de transparencia.

 

Eje transversal

La transparencia y la lucha contra la corrupción, como pilares de las acciones y decisiones del Ejecutivo, también son exigencias de organizaciones de jóvenes, projusticia y del sector empresarial.

Diego Marroquín, del Movimiento Cívico Nacional (MCN); Ángel Ramírez, de Congreso Transparente (CT); Jorge Briz, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif); Pedro Cruz, de Jóvenes por Guatemala; Manfredo Marroquín, de Acción Ciudadana (AC); Mario Guerra Roldán, expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), y Alejandro Quinteros, de Primero Guatemala, convergen en este llamado.

El nuevo presidente está obligado a recuperar la confianza de la ciudadanía, lo cual logrará solo si demuestra que no tolerará la corruptela y que está dispuesto a abrirse a la auditoría social, dice Cruz.

Un Gobierno abierto y transparente es lo primero que necesitamos, añade el representante de AC. Mientras tanto, Roldán subraya que el próximo gobernante debe ejercer una estricta fiscalización sobre sus funcionarios.

De igual forma, aunque no lo refieren en sus primeras respuestas, al lanzar la repregunta sobre la importancia de la transparencia y la lucha contra la corrupción, todos los consultados asienten la necesidad de que, como principio, esto dirija el trabajo del próximo Gobierno.

 

Poco tiempo

En torno a todo lo exigido, si bien los integrantes de organizaciones sociales tienden a ser menos indulgentes con el nuevo gobernante, demandando que los resultados no deben esperarse en más de tres meses, la ciudadanía es más concesiva, pues apunta a ver avances en un año, cuando menos.

No hay tiempo para largas esperas. Seis meses creo que es un tiempo por demás prudente para ver avances mínimos, puntualiza Quinteros. Wer, mientras tanto, del movimiento ciudadano #JusticiaYa, enfatizó: Los ciudadanos ya no estamos para tardadas respuestas por parte del nuevo mandatario. De tal cuenta, en los primeros días de Gobierno, sino es que antes, queremos ver el compromiso con una agenda mínima de trabajo que refleje lo que la ciudadanía ha estado pidiendo en las calles los últimos cinco meses. Una buena muestra de voluntad es que el nuevo Gobierno haga suya la agenda que viene desde las calles. La aceptación de esta tiene que suceder antes del 14 de enero, misma que tiene que quedar plasmada en una acción formal.

Contrario a ello, el ciudadano Abac, señala: Sé que no se pueden exigir resultados inmediatos, por eso esperaría un año para verlos; creo que eso es lo justo, por la gravedad de los asuntos

El nuevo presidente está obligado a recuperar la confianza de la ciudadanía, lo cual logrará solo si demuestra que  no tolerará la corruptela y está dipuesto a abrirse a la auditoría social.

 

Los guatemaltecos estamos más vigilantes que nunca… y vamos a ejercer presión, lo cual plantea un reto bastante grande al nuevo gobernante.

Inicia proceso
de transición

Una vez elegido el presidente, los primeros pasos con miras a la toma de posesión se han dado en torno al proceso de transición, el cual, confirmó el propio Jimmy Morales, será ejecutado en dos líneas: la primera, en relación a la administración desde el Ejecutivo. La segunda, respecto al Presupuesto General de la Nación 2016, desde el Congreso de la República.

Así, Elmer Erasmo Beltetón Morales, será el titular de esta fase por parte del Gobierno electo. Le acompañarán Carlos Martínez Gularte y César Osvelí Aguilar. Por otro lado, José Carlos Castañeda y José Ramón Lam, serán los responsables del enlace con el parlamento, para el alcance del segundo de los objetivos de este proceso: un presupuesto de Estado acorde a las necesidades y capacidades de pago de la nación, y una deuda que no sea un riesgo para el país, según las palabras del mismo gobernante votado. Morales, ha propuesto que este sea de Q69 mil millones.

Sobre este procedimiento del proceso de transición, el secretario de comunicación social de la presidencia, Alejandro Palmieri, dijo que, como normalmente es la Secretaria de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan) quien asume esta tarea, la propuesta ha sido que sea esta quien encabece el proceso, bajo la dirección de su secretaria, Ekaterina Parrilla.

Luego explicó que aún se está a la espera de si el presidente de la república, Alejandro Maldonado, designará a otra persona que acompañe la dirección de la transición junto con Parrilla; de lo contrario, ella es la más idónea para este trabajo.

Sobre el asunto, Parrilla dijo que la información que será trasladada al equipo del presidente electo está dividida en cinco ejes de desarrollo: económico, social, ambiental, urbano y rural, y dimensión democrática.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales

meme-juniors

LaRed: ¡Purrún! de los Jr.