Politica

Citaciones a funcionarios: En Congreso se impone la vieja política

En menos de siete meses de trabajo legislativo se han hecho más de 1 mil 400 citaciones a funcionarios de gobierno. Las carteras más citadas son claves en la distribución del dinero estatal, construcción de obra pública y programas clientelares. Todo parece indicar que la fiscalización es lo que menos interesa a los padres de la patria.


Álvaro Alay / aalay@cronica.com.gt


El trabajo legislativo destaca hasta el momento por una sospechosa obsesión de los diputados por citar a los Ministros y demás funcionarios de Gobierno: un total de 1 mil 400 conminaciones en casi siete meses.

Fue en el cuarto mes del año cuando los legisladores, con el apoyo de la bancada oficial y la oposición del Ejecutivo, se garantizaron la asistencia de los funcionarios. En esa ocasión aprobaron reformas al Código Penal, que castiga con tres años de cárcel a los funcionarios que hagan caso omiso a los llamados.

Todo parece indicar, según expertos en política, que los parlamentarios están haciendo mal uso y abusando del derecho de citación que les asiste, tal y como ha ocurrido también con las interpelaciones, y con ello entorpeciendo las labores de un Organismo Ejecutivo débil y carente de liderazgo en la vida política nacional.

El llamado de ministros, viceministros, secretarios de Gobierno y gobernadores departamentales, con el argumento de que rindan explicaciones de lo que están haciendo, es hecho por un Congreso que ha dado muestras de seguir con las prácticas corruptas y de velar solo por intereses personales, de partido o de pequeños grupos con intereses perversos.

El transfuguismo y las presiones a funcionarios, para que les otorguen el control de los presupuestos que se les asignan, ha marcado a esta legislatura que no deja las prácticas de la vieja política. La citación a la gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, a quien insultaron y presionaron para la adjudicación de contratos a conveniencia de los diputados, es solo un ejemplo de ello.

Sumado a ello, entre los ministros más convocados está el de Finanzas —más de 100 citaciones—, quien dispone cómo se maneja el dinero del Estado; Comunicaciones —alrededor de 81 llamados—, que tiene a su cargo la ejecución de obras de infraestructura, y Agricultura —60 conminaciones—, quien tiene bajo su responsabilidad la ejecución del nuevo programa, el cual consiste en la entrega de cupones de Q200 a campesinos de escasos recursos, para la compra de insumos agrícolas.

Mariano González, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), afirma que da la impresión de que los titulares de las carteras citadas manejan temas en los cuales los diputados tienen interés, debido a que hay presupuesto, obras, contrataciones y plazas, entre otros.

Lamentablemente, uno mantiene la sospecha de que las citaciones se realizan en función de intereses privados, más que en su función de fiscalización. Aunque lo usen de manera adecuada, siempre se tiene la suspicacia de que se hacen con fines personales agrega González.

Manuel Villacorta, politologo, también comparte ese criterio. Generalmente, los ministros que son llamados, son aquellos que manejan presupuestos y también quienes toman decisiones político administrativas importantes. Por eso no vemos una citación horizontal a todo el gabinete, sino que resaltan los ministerios en los que puede existir una negociación o prebenda que favorezca a los parlamentarios, expone el experto en política.

Entre protagonismo y obstrucción

¿Qué siente el Ministro de Gobernación, cuando ve noticias de asesinatos en las mañanas?

Esa es la pregunta que lanzó ante las cámaras de los periodistas, la diputada del Partido Patriota (PP), Estela Alonzo, en un claro tono de protagonismo a Francisco Rivas, jefe de la cartera del Interior, en una citación que llevó a cabo la Comisión de Gobernación el pasado 10 de agosto. En la reunión los parlamentarios le solicitaron al funcionario sostener una reunión mensual como mínimo, e incluso le indicaron que quieren trabajar de la mano con esa cartera.

Nosotros hemos ido 119 veces en lo que va del año, no solo yo he ido, sino también viceministros, directores departamentales y otros funcionarios. Lo que creo que vale la pena es llevar un control, en cuanto al motivo de las citaciones, porque me han citado cuatro o cinco bancadas por el mismo tema. Hay un grupo que me ha llevado como seis veces por el mismo asunto, y eso es una pérdida de tiempo. Por lo demás, es parte de la fiscalización que tiene que hacer el diputado sobre temas trascendentes, indica el ministro de Educación, Óscar López Rivas.

En tanto que la ministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, al referirse al tema, señaló: En el tiempo que llevo en el cargo —del 27 de julio a la fecha— me han citado varias veces. Estoy completamente de acuerdo con que seamos citados para que nos fiscalicen, pero no me han dejado empaparme de los asuntos de la cartera que dirijo. El exministro que ella relevó, Alfonso Cabrera, acudió al Congreso más de 70 veces.

Varios funcionarios tienen en común el asegurar que las llamadas al Congreso les impiden atender adecuadamente los problemas que deben resolver en las carteras que dirigen, porque pierden tiempo preparando informes para los parlamentarios.

El subjefe de la bancada oficial, Edgar Justino Ovalle Maldonado, indicó que las citaciones tienen que ser mesuradas para apoyar a los ministerios, y reconoce que se ha se ha abusado de este derecho que tiene el Legislativo.

Filtraciones-Estela-Ventura

Marcado por la política tradicional

En el Congreso se continúa con las malas prácticas de obstaculizar el trabajo del Ejecutivo que marcaron a legislaturas anteriores, subraya Alejandro Aguirre, director del Instituto por la Democracia de la Coordinadora de ONG y Cooperativas de Guatemala (ID-Congcoop), quien pone de ejemplo lo que hicieron en su momento las bancadas Libertad Democrática Renovada (Líder) y el PP.

Esa tendencia continúa, al final creemos que perjudica más de lo que ayuda. Sí es cierto, el Congreso debe fiscalizar, pero en el fondo hay otro tipo de intereses, y a la larga no deja que; por ejemplo, ministerios claves se dediquen a su trabajo y a poder superar problemáticas que hay en el país, como la salud, agrega Aguirre.

En este sentido, Villacorta comenta que las citaciones tiene una alta dosis de chantaje y que normalmente están relacionadas con intereses subyacentes y malignos de los diputados, para presionar al Ejecutivo como, por ejemplo, para que ceda espacios a favor de los diputados, es una práctica recurrente para tratar negocios delictivos.

González añade que tras las elecciones generales de septiembre del año pasado el Congreso no cambió significativamente y que muchos de sus integrantes son la vieja política.

Costos y cambios urgentes

Villacorta explica que las citaciones buscan afectar al Ejecutivo, es decir, lo que tratan es que el Ministro descuide sus acciones administrativas, mientras está sujeto a la interpelación.

Son aspectos económicos, políticos, similares a los bloqueos que realizan varias organizaciones sociales, expone el politólogo a modo de ejemplo.

Esto es respaldado por el analista político Ricardo Barreno, al comentar que hay un incremento de los problemas nacionales, pero no hay soluciones. Al final de cuentas, agrega, las soluciones pasan por los ministerios, por el Congreso y diversas instancias aledañas, las cuales al no funcionar no se producen elementos que abonen a la solución de esta problemática.

En la misma línea va el análisis de José Gabriel Jiménez, de Congreso Transparente (CT). Al final la problemática del país es compleja, no pasa solo por Salud y Educación sino también por carreteras, desarrollo social, seguridad. Claro que afecta la solución de esos males tantas citaciones, por el tiempo que los funcionarios invierten en ellas, porque no es que solo vayan a la cita, sino que previo tienen que hacer un trabajo para llevar informes, y no es solo de dos o tres horas, sino que días. Por lo tanto, sí afecta el accionar del Gobierno Central, y en cierto modo dejan de hacer acciones en la línea de resolver la problemática nacional, expresa Jiménez.

Es por ello que expertos indican que se deben de tener reformas concretas en la Ley Orgánica del Congreso, para regular de mejor forma el derecho de citación que les asiste a los diputados y con el fin de evitar el abuso.

Al respecto, Aguirre comenta que debe de prevalecer que las citaciones sean transparentes y que también se hagan solo cuando sean necesarias, debido a que hay momentos importantes que se deben inspeccionar, pero subraya que se tiene que considerar para no entorpecer los ministerios.

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales