Politica

¡Chinchilete!… ¡yo machete!

LaRed

Por Crispino Picón Rojas

(Dícese cuando se quiere regalar algo entre un grupo de amigos, y el interesado responde)

Lo que tenía que pasar, pasó. Las urnas le dieron una clara victoria al hasta hace poco tiempo desconocido –en la política, no así en el mundo de la comedia– Jimmy Morales, quien ganó con el voto del antisistema, porque los guatemaltecos quieren un modo de hacer diferente en la política, ahora la tarea más importante para el que será nuevo gobernante del país dentro de dos meses y medio.

Por ahí se supo que desde las 8:00 de la noche del domingo, cuando empezaron a conocerse los primeros resultados de los propios delegados de los partidos, se supo que La Doña, Sandra Torres, se quedó otra vez con los colochos hechos, por más que se dio todas las alisadas de pelo, por aquello del new look para la old Sandra, algo que solo se pudo alcanzar en las vallas, porque cada vez que salía en los foros y debates el recuerdo de la realidad le quitaba más votos.

Así como los amigotes le brotan ahora al presi-electo por todas partes, también mis colegas meseros de La Red se pudieron enterar de más cosas; sobre todo, de la forma en que desde ese momento –la noche del domingo– hasta la fecha, a cada rato se oye que alguien de sus más allegados dice ¡chinchilete! y, por supuesto, rapidito más de uno responde con el grito de ¡yo machete!, esperando que le caiga el hueso.

Si usted era de los que creía que, con tanto funcionario en el bote, o en camino, sería difícil encontrar interesados para los cargos públicos, pues le cuento que se ha equivocado de cabo a rabo.

No solo hay muchos interesados personalmente, sino que los grupos de poder tratan de meter a sus piezas clave. Eso es lo que la auditoría social debe empezar a detectar desde el principio.

Como era de esperarse, y ya el popular Jimmy lo reconocía en los foros, tiene que salir a la calle a buscar a los mejores, porque en su humilde casa –el partido FCN-Nación– no hay gente ni para empujar un carro, no digamos para armar un Gobierno.  Según mis fuentes, hay unos tres o cuatro grupos bien ubicados que intentan meter su gente por aquí y por allá.

Uno, son los exmilitares, encabezados por el mero-mero del partido, Edgar Ovalle –diputado electo– y Armando Melgar.  Estos quieren, por supuesto, el ministerio de la Defensa, pero quieren meter gente a la SAAS; y mejor si se quedan, dicen ellos, con las carteras de Gobernación, Comunicaciones y algunos de los fondos sociales, que permiten mover plata y tener control de situaciones en el interior, en donde están preocupados porque no tienen alcaldes, y comprarlos saldrá muy caro.

La contraparte de empresarios copetudos no se quiere dormir, y desde el mismísimo domingo empezaron con el ¡yo machete!, pero están preocupados porque no les han tirado el tradicional ¡chinchilete! El grupo de poderosos empresarios, me cuentan mis colegas, se conforma con los ministerio de Economía, Agricultura, Relaciones Exteriores, Educación…  ¡ah, eso sí!, puestos en todas las organizaciones.

Uno de sus sueños es llevar a alguien más nítido al Banguat, uno de los cargos de los que poco se ha hablado. Como quien no dice nada, esperan quedarse con la mayor parte del botín… perdón, del Gabinete.

Los que se mueven con mayor sigilo son los financistas del Estado, porque ellos no se quieren dar color ni dárselo de entrada a Jimmy.  Ellos quieren tener piezas clave en el IGSS, los ministerios de Salud y Comunicaciones, porque son los que tienen mejor tajada.

Hay un tercer grupo de hueseros, y estos están ahora en el Gobierno de transición.  Según me cuentan, esperan venderle al nuevo presidente que hay que seguir las cosas buenas que han comenzado (¿cuáles?). Por ejemplo, el simpático copy&paste de Mariano Rayo, anda buscando a un grupito de aleros para acercarse a Jimmy y decirle que siga con lo que hizo en Salud el presi Alejandro Maldonado, como si la copia fuera buena. No aprende este ya maduro muchachón.  En fin, me dicen mis colegas que Jimmy parece tecolote, porque solo abre bien los ojos y escucha a unos y otros, sin darles el ¡chinchilete! definitivo.

En cambio, en las filas de la UNE todo fue diferente. Ni chajaleles les han quedado para repartir. La pobre Doña se la pasó llorando. Ni siquiera quiso recibir una llamada de su ex, el Alvarito Colom, quien se quedó con las ganas de decirle: Te lo dije, mejor te hubieras quedado conmigo…

Lo que pasa es que los peludos ya se hacían de vuelta en el guacamolón, y ahora verán cómo muchos de sus candidatos al Gabinete llegan, pero con corbata azul y no la verde.

El ¡chinchilete! final se dará pronto. Mientras tanto, hay más de la cuenta que de aquellos que brincan gritando ¡yo machete!

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva

congreso-web-1024x687

Pleno del Congreso comienza discusión sobre reformas constitucionales

meme-juniors

LaRed: ¡Purrún! de los Jr.