Politica

Campaña electoral: Lo que callan los políticos

La multiculturalidad y el medio ambiente, solo por citar dos ejemplos, no figuran en la agenda discursiva y de propuesta de los candidatos a la Presidencia de la República. Entre las razones, según analistas políticos, está la falta de capacidad técnica para proponer soluciones y que el abordaje de esa problemática no genera votos.

Los años electorales suelen ser muy dinámicos y novedosos en cuanto a publicidad, ya que cada partido político se ingenia un nuevo modo de conquistar ese voto que lo puede hacer llegar al poder.
En este contexto, mucho pueden variar las canciones, afiches, anuncios de prensa, televisivos y radiales; empero, los ofrecimientos y propuestas de campaña son siempre los mismos: seguridad, educación, salud y empleo.
Existen, sin embargo, otros problemas nacionales que es necesario atender con políticas públicas, los cuales no se mencionan en los acalorados discursos y promesas que los candidatos a la Presidencia de la República lanzan a sus seguidores desde las tarimas o a través de cualquier medio de comunicación masiva.
Son, por decirlo de alguna forma, tópicos invisibles a los presidenciables, pero no por ello menos importantes. Entre ellos se encuentran la multiculturalidad, el medio ambiente y cambio climático, las relaciones de género y las relaciones internacionales.

En el olvido
Guatemala es un país multiétnico y multilingüe. Existen 23 etnias en el país y el mismo número de idiomas; sin embargo, la falta de oportunidades los ha llevado hasta el punto de extinción, así como las culturas y tradiciones de cada una de ellas.
Sumado a ello, la nación posee una megadiversidad de especies y selvas en peligro de desaparecer. Los temas ambientales, si son abordados por los políticos, son solo por situaciones coyunturales, como ocurrió con la tragedia ambiental en el río La Pasión, en Sayaxché, Petén, donde se perdieron al menos 23 especies de peces, los cuales servían de alimento para 200 familias del área.
Los aspirantes al cargo político más importante del país tampoco discuten públicamente qué van hacer, de ganar las elecciones, para atender la problemática de los connacionales que migran a Estados Unidos (EE.UU.) en busca de mejores oportunidades de vida para ellos y sus familias.
Guatemaltecos que en su éxodo a la nación estadounidense son muchas veces extorsionados y en ocasiones mueren en el intento por conseguir una mejor calidad de vida. Y cuando logran llegar, viven bajo la angustia de la deportación. Pero no solo eso, son también, a pesar de estar abandonados a su suerte por los Gobiernos de turno, uno de los pilares que sostienen la economía nacional.
De enero a junio del 2015, el ingreso de divisas por remesas familiares alcanzó los US$2 mil 955 millones, y en el mismo lapso del año pasado fue de US$2 mil 704 millones. Ello evidencia un aumento de US$251 millones (unos Q1 mil 917 millones),en el primer semestre del 2015, en comparación con el mismo período del año pasado, según el Banco de Guatemala (Banguat).
Sobre cuáles son los grandes desafíos de la política exterior del país, cuáles son los temas prioritarios sobre los que trabajarán en el concierto internacional de naciones y qué objetivos perseguirán con la política internacional, son temas olvidados por los presidenciables.
Álvaro Pop, analista político independiente, asegura que los partidos políticos y los candidatos presidenciables construyen su agenda a partir de los grandes temas, donde ya está clara cuál es la responsabilidad del Gobierno: educación, salud, seguridad y empleo.
Comenta que, en consecuencia, los candidatos trabajan una construcción más precisa alrededor de estos flagelos, pero reconoce que en los últimos 20 o 25 años han aparecido temas emergentes que son empujados por diversos sectores, pero que no tienen todo el consenso de los temas nacionales.
Hay temas, como la migración, que son nuevos en la discusión de políticas públicas, así como el de los pueblos indígenas y de género. Estos últimos no son nuevos, pero no han sido aceptados por ciertos sectores de poder en Guatemala, subraya Pop.

 

MULTICULTURA

Los motiva el marketing político
Los partidos políticos, dice Hugo Novales, analista político de la Asociacón de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), son sumamente débiles y tienen poca capacidad de elaborar programas de Gobierno que fijen temas nuevos en la agenda. Usualmente, lo que hace un partido político es evaluar mediante investigaciones más o menos sofisticadas qué es lo que las personas perciben como principales problemas y qué es lo que esperan del Estado y el Gobierno.
Sin embargo, recalca, que el gran problema es que los partidos políticos no tendrían que dejarse llevar por lo que la opinión pública vaya colocando, sino proponer temas importantes, como puede ser el medio ambiente, interculturalidad y género.
Los partidos políticos no se animan a colocar estos temas, por razones que pueden ser muy diversas, ya sea por poca capacidad técnica para elaborar propuestas en estos temas o por temor de que los temas controversiales puedan convertirse en un lastre electoral y que los aleje del votante medio, añadió el analista de Asíes.
Edgar Gutiérrez, director del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac) explica que, básicamente, en una campaña electoral los candidatos manejan tres mensajes dirigidos a tres púbicos distintos. El primero, que va dirigido a las masas, se relaciona con las necesidades más sentidas, como empleo, seguridad, educación y salud, porque ahí hay bastantes falencias.
En un segundo segmento, que son ciertas élites sociales relacionadas con el mundo o con la comunidad interna-cional, entran temas como interculturalidad, cambio climático, derechos humanos, género. Esto se trabaja y se presentan en foros, pero no son mensajes masivos, ya que no traen caudales de votos.
El tercer público objetivo, comenta Gutiérrez, no les trae votos, pero sí financiamiento, y normalmente son propuestas que van detrás o debajo de los planes oficiales, que se traduce básicamente a negocios y que son parte de los acuerdos internos con los financistas.
Los temas de masas, que tienen que ver con las necesidades de la mayoría, son problemas que tienen una gran data, e implican tres cosas: voluntad política, que no existe; recursos, y recordemos que es un Estado con base financiera débil; y en tercer lugar, continuidad, que termina cada cuatro años, pues se empieza de nuevo con otros proyectos, señaló el director del Ipnusac.

Prevalece lo urbano
Jorge Wong, analista del Observatorio Democrático de la Universidad de San Carlos de Guatemala, recalca que en la campaña se están quedando afuera muchos temas importantes, como los de medio ambiente y género.
Por tal motivo indica que se debe solicitar a las autoridades, que velen por las diversas necesidades que existen y puedan existir en el país, ya que únicamente se trabaja de una forma reactiva para cada emergencia que se tiene. Lamentablemente, se premia lo urbano, dejando por un lado el área rural.
Los expertos también destacan otro problema de fondo en la campaña electoral. Si bien es cierto que los temas sobre los que más hablan los candidatos presidenciales y que ofrecen resolver son salud, educación, empleo y seguridad, en ningún momento explican cómo lo van a hacer.
En ese contexto, Ricardo Barreno, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep) comenta que, definitivamente, una cosa es proponer y otra llevarlo a la práctica, e indica que lo que el partido político ofrece, puede hacer y quiere hacer, son tres escalones completamente distintos.
Luego destaca la importancia de que la población organizada demande el cumplimiento de las promesas de campaña. Me parece importante que un partido político o el próximo gobernante va a actuar en función de la pre-sión ciudadana; es decir, si el candidato propone medidas para optimizar el tema de salud, es ahí donde se debe reflejar el rol ciudadano, dice Barreno.
Hay que considerar, agrega el politólogo, que los partidos políticos tienden a hacer un tipo de termómetro sobre qué es lo que la ciudadanía demanda en un momento en particular y ahí implementan sus estrategias, por tal motivo muchas veces le dan prioridad a las demandas, pero eso no significa que las propuestas que ofrezcan sean adecuadas, porque muchas veces quedan únicamente en ofrecimientos y promesas.
Novales concluye argumentando que los partidos deben tener organización verdaderamente democrática, de tal manera que los ciudadanos que entren a participar tengan la posibilidad de expresar sus opiniones sobre qué temas son prioritarios, para que sean propuestas de políticas públicas.

Álvaro Alay / aalay@cronica.com.gt

 

Comentarios

comentarios

Mas en Politica

lared

LaRed: ¡Choyudos!

dipucacos-en-accion

LaRed: ¡Cuchubal!

jimmymeme

Reformas en suspenso y con mal sabor de boca

la-red

LaRed: ¡Chajalele!

15032885_1442307739131761_2591066909168166180_n

¿Qué tanto están preocupadas las iglesias por la política?

firma-convenio-interinstitucional

Instituciones firman convenio para fiscalizar finanzas de los partidos políticos

4m6a9604

Óscar Chinchilla: “La clase política ha defraudado al pueblo”

4m6a9134

Congreso se queda sin oposición

meme-la-red

LaRed: ¡Shucaque!

pag-04-f06

Cierran proceso penal contra Ríos Montt por incapacidad mental

f-caso-tcq

Jefes de bloque se reúnen en Casa Presidencial para discutir sobre TCQ

4m6a9360

Los cinco retos para el Congreso con nuevo presidente y Junta Directiva