Nacionales

Piloto deja emotiva carta antes de ser asesinado

Imagen ilustrativa

Mario López, piloto de un bus de la ruta 70, fue asesinado hoy por la mañana al inicio de su jornada laboral. Sin, embargo el hecho que conmovió a los vecinos fue una carta dirigida a quien lo extorsionaba, en la que apelaba a Dios y le pedía su arrepentimiento.

El que manda es Dios. Si él quiere me puedes matar, si no, pierdes tu tiempo, inicia la carta hallada en una habitación que alquilaba. López empezaba a trabajar todos los días en la colonia La Florida, zona 19, pero desde hace tiempo, así lo prueban sus palabras plasmadas en papel.

carta piloto

Foto: Pampichi News

Quiero dejarte claro: no voy a darte un solo centavo más. El dinero me cuesta demasiado, yo me levanto a las tres de la madrugada para ganar Q50 y a veces Q100 en todo el día. Y es criminal que yo mismo te regale esa cantidad de dinero semanalmente, cuestiona el trabajador a los extorsionistas y luego agrega: ¿Y tú a qué hora te levantas? ¿Y qué haces a mi favor para merecer que te regale mi dinero que con tanto sacrificio gano?

Por este crimen fueron detenidos una mujer de 18 años y dos menores de edad, quienes eran presuntos miembros de la mara 18 y supuestos responsables del hecho.

Mas en Nacionales

Hace 24 años: El día que Serrano intentó dar golpe de Estado institucional

Bloqueos en el interior del país; exigencias no son atendibles

Juez confirma: no se han dado vejámenes en cárcel contra ex gobernador mexicano

MP golpea a grupo Salvatrucha ‘coronados locos’ por asesinato con extrema violencia

BLANCA STALLING LIGADA A UN SEGUNDO PROCESO PENAL

Mejor suerte Pezzarossi y hnos. Valdés Paiz, que parientes del Presidente

11 capturados por contrabando en allanamientos; defraudaron Q58 millones

Capturan abogado de ‘la Patrona’ y a 8 empleados de Presidios

Persecución de ‘La Patrona’ a nivel nacional e internacional

Sismo de 4,5 grados Richter se registra en costa sur

Alerta por fuga de La Patrona

Aumenta tensión en Salud Pública: 2.000 dirigentes sindicales no trabajan ¡nunca!