Opinion

¿Periodismo?

Ing. Pedpedroro Cruz


Guatemala es un país de cambio, un país que evi­denció la ne­cesidad de lu­char de frente contra la co­rrupción con la esperanza de un mejor mañana.

El cambio que se está dando en nuestro país ha sido liderado por el ciudadano de a pie, quien se cansó de ser espectador y se convirtió en el pro­tagonista y encargado de escribir la historia del futuro que nuestro país se merece.

El inicio de la lucha concreta de la población guatemalteca en contra de la corrupción, se facilitó por la utilización de las redes sociales, pues las mismas, bien utilizadas, conectan a personas y facilitan la ejecución de ideas.

A la utilización de las redes sociales hay que sumar la participación de los medios de comunicación, catalogados por varios autores como el cuarto poder. Los medios de comunicación tienen la gran responsabilidad de trasladar infor­mación veraz y objetiva a la sociedad; empoderando a la población, para que emprenda acciones concretas encamina­das a un cambio social positivo.

Al ser los medios de comunicación los encargados de informar a la pobla­ción, es necesario que los mismos se manejen con total ética y seriedad; so­bre todo, dejando a un lado prejuicios personales en afán de defender y pro­mover la verdad absoluta.

El año 2015 se convirtió en un ver­dadero reto periodístico, pues la canti­dad y velocidad de los acontecimientos puso a prueba el trabajo de los perio­distas y la investigación periodística realizada y publicada.

Todo periodismo de investigación se sustenta en la averiguación y análisis concreto de cierta información; la abs­tención de agregar lo que creo sin un sustento preciso; ser objetivo e impar­cial y evitar la publicación de informa­ción parcial como total, así como los comentarios personales a una investi­gación periodística.

Lamentablemente, la corrupción no solo se encuentra en las acciones de altos funcionarios, sino que también puede considerarse corrupción la in­formación transmitida de manera irresponsable por pseudo-periodistas que por intereses personales buscan destruir, en lugar de construir el país.

Si la lucha iniciada el año pasado es condenar la corrupción y construir una mejor sociedad, llama la atención cómo algunos espacios informativos, lejos de respetar los principios perio­dísticos o el nuevo principio de la lu­cha frontal contra la corrupción, se ba­san en el amarillismo e incluso chis­mes, en lugar de ofrecer información que, lejos de ser una verdadera noticia, busca desinformar para promover in­tereses que no necesariamente buscan el bien común.

Como guatemaltecos, debemos bus­car siempre la unidad, siguiendo la lu­cha que se inició desde el año pasado y denunciando la corrupción sin impor­tar el ámbito.

Una mejor Guatemala es responsabi­lidad de cada uno; sigamos trabajando juntos para promover un mejor país.

Guatemala nos necesita y la corrup­ción, en cualquier ambiente, nos hace retroceder. La libertad y la verdad de­ben prevalecer para construir

Comentarios

comentarios

Mas en Opinion

Gonzalo Marroquin

Reformas al sector justicia: polémicas y sin estrategia

JUAN MANUEL RODRIGUEZ2

Una Cuba fría

luis fernando copy

Quizá la forma de empezar sea tirar los inútiles propósitos y plantearnos una linda pregunta

EDUARDO COFIÑO

Me muero triste

mario-fuentes-destarac

¿Puede la esposa del Presidente de la República optar al cargo de presidente o vicepresidente?

MarioAlberto-0009

¿Un insensato dirigirá los destinos del Planeta? O Donald Trump y el narcisismo político

Renzo Rosal

Cuando se acomoda el discurso por conveniencia  

Gonzalo Marroquin

La globalización languidece

rodolfo  bay1

El retorno a la era de China

Pedro Cruz

Amigos y enemigos, mejoremos Guatemala

opinion-gustavo-leiva

La lepra se cura, pero la falta de conciencia no

Renzo Rosal

Un Gobierno funcional, pero ¿para quiénes?