Opinion

Los tiempos cambian: La chapinización de Nicaragua es una posibilidad…

opinion-gustavo-leivaGustavo Leiva


 

Hace unas cuantas semanas aparecieron noticias del retiro del PNUD —El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo—de Nicaragua. La razón: miedo. Dentro de poco,  la CICIG llegaría  a ese país hermano a desmantelar  el castillo de mentiras  y corrupción construido por  Daniel Ortega. Es mejor prevenir que lamentar —como dice el dicho de todos los tiempos.

En lo personal,  yo no creo que el miedo sea a la CICIG. No. Lo que hay que prevenir es que los nicas se contagien del afán chapín de salir del miedo y darle la cara al futuro. Los tiempos cambian: la chapinización de Nicaragua es una posibilidad que está cada día más cerca.

Me explico:

hace apenas cuatro años y dos meses,  el Domingo   11 de septiembre del 2011, para ser exactos, en elPeriódico, Mario Vargas Llosa escribió un artículo que he guardado en la  memoria: Reflexiones sobre una Moribunda, el cual se refería a la creciente desmantelación de la unidad Europea  (la moribunda), y,  de paso,  describió con crudeza  lo que en aquellos momentos era una realidad: la colombianización  de Guatemala. Lo dijo así:

Hace unos diez años, a todos  nos  parecía  una rareza hablar de la colombianización de Guatemala. Ahora ya no. Los medios cubren a diario todo tipo noticias sobre el narcotráfico y hacen comentarios sobre su abrumadora presencia en todo el país. Es un hecho: Guatemala se ha colombianizado. Ahora ya no es una idea, es una creencia compartida por la mayoría de chapines. Para hacerle honor a la verdad,  la colombianización a la que me refiero es a la situación  que se vivía en ese hermano país antes de la llegada  al Gobierno de  Álvaro Uribe.

En ese mismo artículo, Mario Vargas Llosa, viendo hacia el futuro de Guatemala,  describió  un segundo escenario cruel  que, según él, pasaría de la colombianización a la nicaraguanización de Guatemala. Y lo dijo así:

Pero lo peor que  podría  pasarnos  como país sería  pasar de la colombianización a la nicaraguanización de Guatemala.  Todavía no nos hemos nicaraguanizado, es cierto, pero vamos por ese camino, porque lo que está ocurriendo en estos momentos en Nicaragua con la farsa de la reelección de Daniel Ortega, será lo que sucederá en Guatemala dentro de cuatro años si quien gana la segunda vuelta es Manuel Baldizón y su mafia de políticos tramposos vestidos de caperucitas rojas.

Como genial escritor, Mario Vargas Llosa remató la nicaraguanización de Guatemala con estas palabras:

La sabiduría popular nicaragüense ha hecho esta imagen de lo que ocurre ahora en Nicaragua. Se trata, dice Sergio Ramírez, en su artículo Elecciones Inverosímiles, en elPeriódico del 16 de Octubre del 2011,  de esta imagen: En Nicaragua el tigre anda suelto (Daniel Ortega), mientras el burro (el pueblo) está amarrado. 

Las similitudes que existen  entre la estrategia de Daniel Ortega para perpetrarse mañosamente en el poder y  las ambiciones políticas de  Manuel Baldizón son extraordinarias. Ambos personajes  parecen haber ido a la misma escuela y haber tenido al  mismo tutor: el falso populismo de izquierda  es la escuela y Chávez es su genial tutor.

 Afortunadamente ya no estamos en el año 2011. Guatemala ha dado un salto cuántico desde el mes de abril del 2015. Los tiempos cambian: La chapinización de Nicaragua es una posibilidad… que cada día se hace más real.

Sergio Ramírez, en su artículo titulado Los indios que invadieron Managua, ahora que algunos  nicas y un chino multimillonario  están de acuerdo en hacer un canal que desafía la imaginación infernal  de  los 100 años de soledad  de  un  Gabriel García Márquez,  publicó en elPeriodico del 15 de Noviembre de este año  estos dos diálogos que son contundentes para demostrar que Nicaragua va a chapinizarse:

¡Me vale verga lo que digan los indios! ¡El canal va! –dicho por un seguidor de Daniel Ortega blandiendo la bandera rojinegra de la revolución pinolera-.

Miles pensamos, preferimos morir antes de entregar o vender nuestras tierras y, aunque nos digan que nos van a llevar a una ciudad y que vamos a tener de todo, nosotros sentimos que nos están quitando la vida y más bien nos están mandando a la muerte. —Dicho por una india, como la campesina  Francisca Ramírez, dirigente contra la lucha del canal,  que, por cierto, portaba la bandera original nicaragüense de color  azul (arriba), color  blanco (a la mitad),  y color  azul (abajo)—. Definitivamente chapina de la última generación.

En lo personal, yo  no creo que el miedo sea a la CICIG. No. Lo que hay que prevenir es que los nicas se contagien del afán chapín de salir del miedo y darle la cara al futuro.

Comentarios

comentarios

Mas en Opinion

Gonzalo Marroquin

Reformas al sector justicia: polémicas y sin estrategia

JUAN MANUEL RODRIGUEZ2

Una Cuba fría

luis fernando copy

Quizá la forma de empezar sea tirar los inútiles propósitos y plantearnos una linda pregunta

EDUARDO COFIÑO

Me muero triste

mario-fuentes-destarac

¿Puede la esposa del Presidente de la República optar al cargo de presidente o vicepresidente?

MarioAlberto-0009

¿Un insensato dirigirá los destinos del Planeta? O Donald Trump y el narcisismo político

Renzo Rosal

Cuando se acomoda el discurso por conveniencia  

Gonzalo Marroquin

La globalización languidece

rodolfo  bay1

El retorno a la era de China

Pedro Cruz

Amigos y enemigos, mejoremos Guatemala

opinion-gustavo-leiva

La lepra se cura, pero la falta de conciencia no

Renzo Rosal

Un Gobierno funcional, pero ¿para quiénes?