Opinion

Declaración Cuba Decide

pedroIng. Pedro Cruz


Recién el día jueves 12 de mayo del 2016 se llevó a cabo una declaración en apoyo a la iniciativa llamada Cuba Decide. Este es un proyecto inclusivo y sin fines partidistas, en el cual se promueve un plebiscito vinculante dentro del país caribeño. Dentro de los expresidentes que firmaron la declaración se encuentran: Sebastian Piñera, Alvaro Uribe, Jorge Quiroga, Luis Alberto Lacalle y José María Aznar.

Hago una transcripción literal de la declaración, ya que considero importante que los lectores de este espacio estén enterados del apoyo importante que se está generando para promover el respeto de los derechos de los cubanos.

Declaración en apoyo a Cuba Decide firmada en Freedom Tower, Miami, Florida.

Los ex Jefes de Estado y de Gobierno firmantes de esta declaración reconocemos:

  1. La contradicción existente entre la Declaración de Viena adoptada por el Estado Cubano en 1993, donde se establece que La democracia se basa en la voluntad del pueblo, libremente expresada, para determinar su propio régimen político, económico, social y cultural, y en su plena participación en todos los aspectos de la vida, y la declaración del sistema económico, político y social como irrevocable, recogida en la Constitución Cubana desde 2002;
  2. La voluntad de cambio democrático a un sistema plural, expresada por los más de treinta y cinco mil cubanos firmantes del Proyecto Varela, conforme a su derecho constitucional;
  3. La ausencia en Cuba de las mínimas condiciones necesarias para la celebración de elecciones libres, justas y competitivas. Entre estas condiciones se encuentran el respeto a derechos fundamentales como la libertad de expresión y asociación, elementales en cualquier sociedad democrática.

Los cubanos siguen privados de voz y cauces democráticos. Por ello reivindicamos el derecho de los cubanos a vivir en democracia y apoyamos la propuesta de la iniciativa ciudadana Cuba Decide para la realización de un plebiscito vinculante que permita al pueblo expresarse por sí mismo y decidir soberanamente sobre el cambio a un sistema democrático con elecciones libres, justas y plurales; libertad de expresión; libertad de prensa y libertad de asociación en partidos políticos y organizaciones sociales que respeten la pluralidad de la sociedad cubana.

Para que el resultado del plebiscito vinculante sea legítimo deben garantizarse las siguientes condiciones:

  • La independencia e imparcialidad del organismo electoral encargado de la organización del proceso, para que todos los votos sean contados de manera precisa, justa, igualitaria y transparente;
  • La presencia de observadores nacionales e internacionales en todas las etapas;
  • La libertad para hacer campaña electoral en el pleno uso de la libertad de expresión y asociación, así como el acceso igualitario al censo, al electorado y a los medios de comunicación, incluso en los que son de propiedad estatal o son controlados por el mismo.

Por este medio ofrecemos nuestra disposición de acompañar a Cuba en su camino soberano hacia el Estado de derecho, la democracia y la libertad, e invitamos a la comunidad internacional, a los distintos gobiernos y a las instituciones multilaterales a sumarse a esta iniciativa.

Comentarios

comentarios

Mas en Opinion

Gonzalo Marroquin

Reformas al sector justicia: polémicas y sin estrategia

JUAN MANUEL RODRIGUEZ2

Una Cuba fría

luis fernando copy

Quizá la forma de empezar sea tirar los inútiles propósitos y plantearnos una linda pregunta

EDUARDO COFIÑO

Me muero triste

MarioAlberto-0009

¿Un insensato dirigirá los destinos del Planeta? O Donald Trump y el narcisismo político

mario-fuentes-destarac

¿Puede la esposa del Presidente de la República optar al cargo de presidente o vicepresidente?

Renzo Rosal

Cuando se acomoda el discurso por conveniencia  

Gonzalo Marroquin

La globalización languidece

rodolfo  bay1

El retorno a la era de China

Pedro Cruz

Amigos y enemigos, mejoremos Guatemala

opinion-gustavo-leiva

La lepra se cura, pero la falta de conciencia no

Renzo Rosal

Un Gobierno funcional, pero ¿para quiénes?