Opinión

CSJ y Congreso, ahora les toca a ustedes

Rezo Lautaro Rosal


RENZO ROSAL

Conforme se acercan las elecciones, el nivel de desaliento aumenta. Evento sin sentido, raquítico en cuanto a candidatos y propuestas. Tal parece que el objetivo de tal situación es provocar el acabose del modelo político perverso a manera de implosión, es decir, que explote desde su interior.

No necesitar más que unos escándalos que toquen a una selección importante de actores, indica que ese llamado sistema ha tenido por décadas techo de cristal que fue defendiéndose por la acumulación de los beneficiarios, personas, empresas y sectores que “entendieron” cómo maniobrar en los caminos de ese modelo, han sacado partido y se protegen mutuamente.
MP y CICIG han hecho su trabajo, desde hace semanas se demanda que las otras partes de la ecuación hagan su trabajo. Me refiero puntualmente al Organismo Judicial y en particular, a la Corte Suprema de Justicia y por otro lado, al Congreso de la República. Acumular casos, solicitudes de antejuicios es un mérito; pero que éstos no avancen, que los jueces se hagan los locos, que los condicionamientos, miedos y ataduras sigan su recorrido malévolo no contribuye, para nada, en convertir la actual crisis en momento de cambio profundo.

El hecho que esa misma Corte esté involucrada, a través de una de sus integrantes, en dos de los casos surgidos en la coyuntura dice mucho de los niveles de contubernio y justicia comprometida que deambula por el Centro Cívico. Resulta obvio que el número y tipología de los implicados va a aumentar en las siguientes semanas; esa acumulación hecha a propósitos deberá ceder y dar paso al juzgamiento y encarcelamiento de los responsables. El mensaje del Comisionado de la CICIG, hecho público en redes sociales, es contundente. Se requiere un cambio total de actitud de la CSJ, de lo contrario, el peso de su irresponsabilidad ahondará la crisis y se posicionará en su contra.
El caso del Congreso transcurre por otros caminos, pero a la larga empata en la misma línea. Las crisis políticas se acentúan en la medida que los gobernantes y las élites no entiendan, o no quieran comprender, el significado de los sucesos.

El Legislativo debe aprobar las reformas electorales presentadas por el TSE y procesadas por la comisión que trabajó durante menos de una semana; de lo contrario, su torpeza aumentará los cuestionamientos en contra de ese organismo, y especialmente, de los partidos que aún consideran que tienen alguna oportunidad en las próximas elecciones. Esa actitud equivocada recala con Líder, quienes de no atender esta realidad, contribuirán a que sus apetencias queden en la nada y que Baldizón quede vestido y alborotado.

La medición que ese partido ha hecho, al considerar que sus principales electores no están comprometidos en la situación actual, parece un serio riesgo. El nivel de descrédito de ese partido comienza a llegar al interior, la ruralidad no está tan alejada del mundo urbano; la globalización de las críticas y las denuncias sociales no tiene límites. Los operadores territoriales de Líder no tienen el entendimiento estratégico que permita contener los embates crecientes. Su principal caudillo, ha priorizado crear un sentido mítico-artificial, en lugar de procesar para su cosecha el conjunto de la agenda de cambio que se ha posicionado como determinante. Los otros partidos no son diferentes, candidaturas cuestionadas a más no poder; entrega condicionadas de credenciales; financistas que provienen de las sombras. El panorama electoral no tiene de dónde agarrarse.
A poco más de un mes para que se lleve a cabo la primera vuelta electoral, la crisis ha evolucionado; se ha fortalecido la agenda de demandas y puesto en aprietos a aquellos que creían que el asunto era pasajero, endeble y de poca duración. El escenario se ha modificado fuertemente. Quienes estaban al margen hoy están al centro. La CSJ y el Congreso solo tienen un camino: o interpretan adecuadamente los signos de los tiempos, o la crisis se los traerá de cuerpo entero.

La CSJ y el Congreso solo tienen un camino: o interpretan adecuadamente los signos de los tiempos, o la crisis se los traerá de cuerpo entero.

renzolautaro.rosal@gmail.com

Comentarios

comentarios

Mas en Opinión

Mario Alberto Carrera: VIVIR EN GUATEMALA

Opinión/Eduardo Cofiño: Carta de respuesta a Paco

La persistencia de la memoria y el abominable pecado de los llamados ‘políticos’

El país de ‘nada cambia’, porque ‘estamos mejor’

2017 ¿Pocas esperanzas?

Preguntas sin respuesta!!!

Más del ‘Gringo Perdido’

EN 2017: LA CONTUMAZ MEMORIA, MARTILLANTE

Máxima metida de pata: situar los Acuerdos de Paz en la misma categoría que los textos de Quiriguá

Hambre, pobreza y corrupción

Es conveniente una política salarial

El racismo y la actualidad de sus manifestaciones