Opinión

JOSÉ ALFREDO CALDERÓN/Liderazgos nacionales: Un ejercicio provocador

José Alfredo Calderón E.

(SEGUNDA PARTE Y FINAL)

Retomando las conclusiones mencionadas la semana pasada a partir del ejercicio ciudadano en redes sociales, está claro que no hay liderazgos nacionales[1]. Así mismo, la mayoría de personas ilustradas y con alguna formación ciudadana, rechazan los liderazgos tradicionales y ya se empieza a hablar –con alguna relevancia– de liderazgos colectivos y de “horizontalidad democrática”; en palabras de otros ciudadanos/as: de “micro liderazgos” que ya unidos pueden hacer alguna incidencia política o –cuando menos– ciudadana. Se habla además de nuevas formas de liderar y de nuevas dinámicas en el interior de la República, especialmente en los pueblos indígenas.

Quedó claro también, el espíritu aspiracional y fragmentado del guatemalteco promedio, quien privilegia el conocimiento y reconocimiento reducido a sus propios círculos, sean éstos profesionales, sociales, laborales, comunitarios, académicos, internáuticos[2] o de cualquier otra naturaleza. En este sentido, muchos proponen liderazgos que en realidad no lo son, llegando cuando mucho, a la referencia de personajes destacados en sus áreas específicas de desempeño, pero con un poder de convocatoria y reconocimiento, circunscrito a esas áreas y espacios.

Una de las cuestiones más importantes del ejercicio, fue el reconocimiento de los participantes respecto de la utilidad para ejercitar la mente y cuestionar imaginarios sociales dados por ciertos. Estos mini laboratorios como el efectuado por el suscrito –dijeron– promueven la discusión ciudadana y esto constituye un muy buen inicio.

El cuestionamiento intelectual generó en muchos, un sentimiento de angustia y decepción que fue más que manifiesto. A este respecto, creo que muchos medios de comunicación contribuyen a la disonancia cognitiva de la masa, al generalizar el uso de términos como “líder sindical”, “líder empresarial”, “líder comunitario”, líder estudiantil” y termine usted de poner el “apellido” que sea, dando la impresión que el país cuenta con un sinnúmero de “líderes” cual maquila dirigencial.

Otro abuso se refiere a la distorsión de llamar “analista” o “experto/a” a cualquier hijo de vecino, así como la promoción de “todólogos” en redes sociales que luego aterrizan en medios audiovisuales como referentes de cualquier tema o coyuntura. Así las cosas, se crea la ilusión –para los desinformados– que el país tiene un recurso humano dirigente y experto, masivo y de primer mundo.

Con respecto a estos liderazgos de nuevo cuño –que siguen siendo parciales y segmentados–, el reto está en integrarlos para promover encuentros de análisis, discusión y construcción de viabilidades políticas y/o ciudadanas. Hablar de liderazgos colectivos y “horizontalidad democrática” es fácil, pero la tarea de concretar esa realidad –todavía por construirse– es por demás difícil y complicada. Se oye tentador e ideal, pero de igual forma sería maravilloso adoptar el sistema educativo finlandés, si no fuera por el significativo obstáculo de contar con realidades y contextos diametralmente opuestos.

Finalmente, creo que los caudillismos de todo tipo, los liderazgos tradicionales y las prácticas dirigenciales del pasado, ya no tienen cabida en el siglo XXI. La centuria pasada generó sus propios referentes, utopías y demonios; la actual nos plantea el reto de de-construir nuevos signos, nuevos escenarios, una nueva democracia y, sobre todo, LA RESIGNIFICACIÓN DE LA POLÍTICA. Dejo entonces otras provocaciones para promover el debate continuo, abierto y constructor de futuro:

  • ¿Qué hacemos para interesar a la juventud que hoy representa el 70% de la población menor de 30 años y que en su mayoría muestra apatía, desorganización y falta de formación política?
  • ¿Cómo se enlaza el pasado de liderazgos tradicionales ya inexistentes, con la necesidad presente para construir nuevas formas colectivas, horizontales y democráticas?
  • ¿Cómo y quién convoca esos “micro liderazgos” de los que se ha hablado para integrar, provocar encuentros y definir futuro? Y la más importante de todas:
  • ¿Cómo descartamos el tradicional ninguneo y descalificación del “otro”, la endémica desconfianza y la visión cortoplacista y excluyente de “feudos”?

José Alfredo Calderón E.

Historiador y analista político

[1] Para evitar la dispersión, las opiniones aspiracionales y las menciones basadas en el aprecio o el reconocimiento segmentado, se elaboró un perfil de 9 componentes.

[2] La influencia de las redes sociales motiva un estudio aparte. Acabo de efectuar este sábado 8 de julio, un ejercicio al respecto con jóvenes de Amatitlán y los resultados son impresionantes.

Mas en Opinión

ENFOQUE: No es ideología; corrupción hay en la Izquierda y la derecha

ENFOQUE: Cantones de Totonicapán y su gran ejemplo cívico

Marcela Marroquin

Participación ciudadana… ¿virtual?

José Alfredo Calderón: El MR-13 de Noviembre a 57 años… (2ª. Parte y final)

ENFOQUE: Falta de políticas públicas, causa de conflictos

Renzo Rosal: En búsqueda de nivelar la competencia electoral

ENFOQUE: Cambios “cosméticos” encantan a muchos!!!

Mario Alberto Carrera: Este juego macabro que llamamos vida en Guatemala

José Alfredo Calderón: El MR-13 de Noviembre a 57 años… (Primera parte)

ENFOQUE: “Contra la corrupción¨, del dicho al hecho…

ENFOQUE: Bonos van, bonos vienen; parece piñata nacional

José Alfredo Calderón: De tradiciones y cultos a la muerte…

  ENFOQUE: Cuidado con reformas a la Ley Electoral (LEPP)

ENFOQUE: Atitlán, en el olvido de los vicepresidentes