Politica

LaRed: ¡Chinchilete!

Crispino Picón Rojas

¡Chinchilete!

(Palabra chapina enredada que usamos para ofrecer algo –dinero, negocios, juguetes y demás chucherías­–, es como decir ¿quién lo quiere?… y todos se tiran sobre lo que sea.)


¡Ulugrún! Me quedé papo cuando escuché toda la sopa que soltó Juan Carlos Robacarros Monzón, porque si bien ya elPeladero les había sacado casi todos sus trapitos sucios al sol a los famosos patriotas, faltaban esos detalles finos que el exsecretario Privado de la Roxi Baldetti ha contado, los cuáles dejan al desnudo el nivel de corrupción que se ha alcanzado en el país.

Con decirles que la banda de Baldetti, Pérez, Sinibaldi, López Bonilla, PP & Cía. hizo ver como nenes de teta a aquella otra de Alí Babá Portillo y los 40 ladrones, porque de acuerdo con la excelente narrativa de Robacarros, los alegres funcionarios anaranjados, se levantaban pensando en negocios, los ejecutaban durante el día, y contaban su fortuna nueva por la noche. Lástima que no dedicaron todo ese esfuerzo en trabajar por el bien del país.

Pero mis colegas meseros me han contado cosas interesantes alrededor de esta telenovela –que ya algún director de Hollywood estará pensando en llevarla a la pantalla–, por ejemplo, que una de las razones que provocó que Robacarros se sumara al coro de los Niños cantores de Guatemala, fue que mientras él andaba huyendo por Honduras, se enteró que movieron todas las caletas y que no respetaron su parte de la plata, por lo que se sintió solo, triste y abandonado.

También me cuentan que la Banda Naranja ­–como también se le conoce– se dividió desde el mero principio del aquel gobierno en 2012, porque Baldetti y Sinibaldi se pelearon a muerte, y entonces cada quien abrió sus propias líneas de business y competían por ver quien llenaba más caletas. Eso puede hacer que el caso Odebercht sea uno de los pocos negocios millonarios en el que no se incluyó con su respectivo soborno a la ex vicepresidenta, porque el que manejó la chequera para eso fue el hoy prófugo exministro de Comunicaciones.

También me cuentan que a la que tiene entre ceja y ceja Monzón, es a su excompañera de armas, Daniela Beltranena, porque fue quien ayudó para que le metieran zancadilla mientras andaba huyendo de la CICIG y el MP.

Finalmente me dicen que ahora todo el mundo –autoridades y los avorazados pepescas– andan tras las pistas de las caletas para ver quien las encuentra primero, porque dicen que había oficinas que tenían forradas con billetes de Q200, pero de la noche a la mañana fueron vaciadas, lógicamente para llevar toda la platita a otro lugar, lejos del alcance de Monzón, pero también de Iván Velásquez y Thelma Aldana, quienes serían felices mostrando la forma en que han guardado todo el efectivo de los sobornos y otros negocitos que hizo famosa Banda Naranja.

También me he podido enterar que uno que anda como mil diablos con Monzón es el Señor Tigo­, porque aunque no lo mencionó con nombre y apellido, todo el mundo se enteró que Mario López eran gran cuatazo de Baldetti y salían de compras juntos. No se descarta que en algún momento se sepa que el enviado especial de Millicom, Stephen McFarland –el recordado y buen embajador de Estados Unidos en Guatemala– anuncie que López ya no es parte de la operación y principie con una operación limpieza de ejecutivos de Tigo.

Se sabe también que en las famosas coperachas para dar regalos en los cumpleaños de los gobernantes, Pérez Molina y Baldetti, también había divisiones, pues el Club Sinibaldi no participaba en los regalos a la entonces vicepresidenta. En todo caso, cuando se escuchaba el grito ¡chinchilete! todas las semanas, la Casa Presidencial se alborotaba, porque todos querían recibir su parte. Aunque no había agenda oficial en las reuniones de gabinete, todos los ministros hablaban cada semana sobre lo bien que marchaban los negocios, compartían experiencias para ver cuanto cobraban de comisiones, y donde podían esconder el dinerito. Lástima que no dedicaran ni la mitad de su tiempo a trabajar para que la función pública caminara mejor. Como dice la canción …por eso estamos como estamos, por eso nunca mejoramos.

Para terminar, si Thelma Aldana no encuentra un trabajo que le interese cuando termine su período el próximo mes, ya podría pensar en escribir un guión para alguna productora, porque todo lo que se ha destapado en Guatemala durante estos últimos tres años da para una serie que podría competir con House of Cards, Narcos, la Reina del Sur, Casa de Papel o Marsella.

La idea no es mala, el guión haría que medio mundo viera la serie con un título como ¡Chinchilete!, el país saqueado.

Mas en Politica

Llegó el ‘Día de la ONU’ para Jimmy Morales

Marchas y protestas de universitarios, colectivos y ciudadanos

#CrisisCicig | Termina semana de tensión, protestas y confrontación

El reto de Fernando del Rincón (CNN) muestra cambio radical de Jimmy Morales sobre Iván Velásquez y CICIG

Nineth Montenegro presenta pruebas de descargo por delito que se le imputa

Presidente Morales repudiado en Xela; no asiste a inauguración de la Feria más importante del país

Secretario Pompeo llama a Jimmy Morales y le da apoyo de EEUU

Pacto de Corruptos | Congreso avanza en el reforma para controlar antejuicios

JIMMY MORALES: camino tortuoso. Antejuicio y prolongación de su lucha contra CICIG

LaRed: Chafa… ¡Chafa!

Lluvia de repudio nacional e internacional por decisión de Jimmy Morales

Fernando Montenegro (EG) encabeza comisión pesquisidora del Congreso

Diputados cierran filas para defender al presidente Jimmy Morales

En pocas horas, Corte Suprema decide antejuicio a Jimmy Morales