Opinión

José Alfredo Calderón | Después del trueno… Jesús te ampare!!…

José Alfredo Calderón E.

Historiador y observador social

Daría risa si no fuera por lo trágico. Muchas cosas pasan –entre trascendentes e intranscendentes– y la gente pareciera no darse cuenta que la precaria institucionalidad reconstruida después de la guerra, se hizo añicos. La tragicomedia nacional tiene a muchos preguntando qué va a pasar y la realidad grita: ya pasó!!

Si algún éxito tuvo la alianza de militares de línea dura y las élites empresariales ultra conservadoras, fue crear una narrativa que reducía todo al tradicional e histórico maniqueísmo chapín de blanco o negro. Y entonces surge esta dicotomía Comisionado versus Presidente, Comisión versus Gobierno, Comunismo versus Anticomunismo[1], Injerencia Extranjera versus Soberanía; Anarquía Marxista versus el orden de La República; y no pare de contar cuánta estupidez puede generarse a partir de esta perversidad maniquea. Por supuesto que quienes nos preciamos de tener algo de información, sabemos perfectamente que el problema fundamental (el sistema) fue colocado lejos y que las causas reales de la crisis, son de índole histórica, estructural y sistémica.[2]

Las batallas interclasistas se libran –principalmente– en el campo ideológico y la correlación de fuerzas se inclina, por mucho, a favor de las clases dominantes por varios motivos:

  1. Las élites poseen o cuentan con la inmensa mayoría de los medios de comunicación y desde los mismos, generan estas narrativas, historias, valores (antivalores), amores y odios, sueños y frustraciones, sentimientos y emociones, cuyo éxito principal es lograr que las clases subalternas asuman el discurso y/o ideario elitario como propio.
  2. Estas narrativas tienen utilidades diversas, cuyos réditos siempre tienen en común la dominación política. De esta cuenta, las masas se conmueven en septiembre con la nacionalidad, los desfiles, la Monja Blanca, La Ceiba, las historias de los Próceres, sobre todo, el desgastado pasaje de doña Dolores Bedoya quemando cohetes mientras su marido –don Pedro Molina– lideraba la independencia.[3] O qué decir de la exaltación nacionalista basada en el supuesto (e inexistente) segundo lugar que Guatemala logró en un concurso internacional para designar el himno más bello, o bien la “certeza” de que el Lago de Atitlán es el más bello del mundo. Todos estos juegos emocionales, configuran imaginarios que luego sirven para promover el nacionalismo más barato y la exaltación de la soberanía, ante lo que se construye como injerencia extranjera, aunque las mismas élites, promuevan esa injerencia en otras condiciones y momentos (oh contradicción y doble moral).
  3. Aunado a la posesión de los Medios, la abundante disponibilidad de recursos financieros permite una gama cada vez más sofisticada y atractiva de mecanismos y formas que permiten embelesar a las masas, haciendo las historias más creíbles y emocionalmente más cautivantes e incluso, necesarias.
  4. Si bien las redes sociales y los medios alternativos rompen los esquemas tradicionales de información y de-formación, los mismos recursos financieros en manos de las élites, permiten incursionar –exitosamente– en estos campos. La masificación de imágenes y la promoción de ideas y criterios elitarios, vendidos como universales, ha hecho mella en todos los sectores, con énfasis en las clases de condición más precaria, quienes por su misma condición, tienen menos acceso a información confiable y formación más sólida. En ocasiones incluso, algunos dirigentes de Sociedad Civil han caído víctimas de esta universalización en masa.
  5. El peso cada vez mayor de los millenials también aporta a esta era del predominio de las imágenes (fotos y vídeos), que aparta a la masa de la lectura y el análisis, concentrándolo en el mensaje fácil, directo, corto y fatuo.

Lo anterior puede explicar el por qué se habla de una polaridad 50-50, cuando en realidad las encuestas marcan un 70/15/15, en el que más de las dos terceras partes de la población (70) están de acuerdo con CICIG, un 15% en contra y otro 15% no sabe, no responde, no se entera o anda diletando sobre el sexo de los ángeles.

Muchas personas siguen esperando la cadena nacional y la música de marimba como inequívocos símbolos golpistas. En la era digital y global, esto ya quedó atrás. Pero además, el padrino principal de estos golpes duros ya no podría tolerar los burdos movimientos militares de antaño. En su lugar, los civiles pro militares han logrado una alianza con los viejos golpistas y han diseñado –y perfeccionado– los golpes blandos[4]; más efectivos, menos invasivos y repulsivos. Si usted es de los que todavía espera que pase algo “fuerte”, le informo que hace rato viene pasando una aplanadora sobre los sueños democráticos de esta aspiración de país. Los sucesos posteriores no son más que detalles para consolidar lo que ya se hizo. Vea el cuadro siguiente:

Un presidente que defenestra y ataca al ente que lo investiga –a él y su familia– por financiamiento electoral ilícito y corrupción, sin perjuicio de otros procesos pendientes.

Un Organismo Ejecutivo que se alinea al presidente, amenaza e intimida a la población, no colabora con el ente investigador y encima sus funcionarios siguen depredando las arcas nacionales.

Un Organismo Legislativo que no solo avala los desmanes del Ejecutivo y lo protege, sino que compite en esta frenética carrera por demostrar quién es más perverso.

Un Organismo Judicial cooptado en el que el prevaricato, la justicia retardada y las resoluciones ilegítimas e incluso ilegales son la norma.

Una Corte de Constitucionalidad amenazada y que no acciona ante el flagrante desacato de las Autoridades del Organismo Ejecutivo a sus decisiones.

Un Ministerio Público que ya lleva meses expectante sin investigar de oficio (como es su mandato), pero eso sí, “siempre en vigilia”…

¿Todavía tiene dudas? Falta la guinda del pastel en esta restauración conservadora que nos atrasó hasta los setentas. En este proceso, tenemos una Embajada rebasada y la dirección ejecutiva que pasa directamente a Washington, resaltando la efectividad del lobby judío y neopentescostal.

Ahora ya sabe, nada de cadenas ni marimbitas…

 

[1] Increíble como todavía sigue funcionando para algunos, el petate del muerto…

[2] El tema lo abordo en mi próximo artículo de la Revista Crónica (en físico).

[3] Que por cierto es una narrativa patriarcal y machista, pues documentos históricos no promovidos por la historia oficial, dan cuenta del papel protagónica de doña Dolores en el proceso independentista.

[4] Al respecto, conviene revisar la historia y ubicarse en mayo de 1987 y 1988 durante el gobierno de Vinicio Cerezo Arévalo.

Mas en Opinión

Enfoque: Caravana de la REALIDAD

Enfoque: Muchos agobiados… otros lo estarán!!!

JOSÉ ALFREDO CALDERÓN: Los cambios que pueden convertirse en “cambios”…

ENFOQUE: Cuando el poder corrompe totalmente

Luis F. Linares López: DEL PÁNICO AL ATAQUE

ENFOQUE | Ni muy muy, ni tan tan… ¿qué queremos?

José Alfredo Calderón: El protagonista permanente…

ENFOQUE: Un antejuicio que nace muerto… y otro no!!!

ENFOQUE | ¿Y si se atiende la crisis de Salud?

Enfoque | La tensión irá en aumento

Enfoque | Complicado discurso de Jimmy en la ONU

ENFOQUE | El orden de las prioridades está confundido

José Alfredo Calderón | Del yo quisiese a lo que es…

ENFOQUE | Autoritarismo e intolerancia, malos compañeros (en el 197 aniversario patrio)