Economia y empresas

Jimmy no logra convencer a los empresarios

El beneficio de la duda del sector empresarial al gobierno de Jimmy Morales se acabó, ahora esperan resultados concretos; a casi ocho meses de su gobierno, el mandatario ha sido reprobado por este gremio que considera que su gestión es pésima y que hay deficiencias en seguridad, salud, educación e infraestructura del país.


En una encuesta realizada a 926 empresarios agremiados a la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG), es contundente el rechazo a su gestión, contrario al sondeo que el mismo gru­po hizo el 25 de enero de este año, en donde un 84.1 por ciento demostraban confianza al gobernante, que llegó al poder con la consigna: Ni corrupto ni ladrón.

La historia ha cambiado desde enton­ces con esta encuesta realizada el 29 de agosto pasado, la cual se dio a conocer en un evento titulado: Gobierno inefi­ciente + sistema paralelos + nuevos impuestos = Hacia el colapso del Estado, precedido por el presidente de la CCG, Jorge Briz.

De 1 a 5 (de pésimo a excelente), ¿cómo califica usted la gestión del Organismo Ejecutivo (Presidente y Vicepresidente) durante los primeros siete meses de gobierno?, es una de las primeras preguntas, a la que un 36 % calificaron de pésimo, un 37.7 % califi­có con un 2, el 23 % con un 3, el 1.8 % con un 4, y solo un 1.1 % considera que es excelente.

Seguridad, salud y educación

Respecto de la situación económica del país, este sector comercial no está de acuerdo con la forma en que la ha encaminado Morales, ya que ante la pregunta: ¿Cuál es la percepción del comportamiento de la economía del país, durante este trimestre, en compa­ración con el mismo período del año anterior?, el 65 % por ciento cree que ha empeorado, un 3.7 % piensa que ha mejorado y un 31.4 % considera que se ha mantenido igual.

Además, también ven deficiencias en los servicios que el Gobierno proporcio­na en seguridad, salud, educación e infraestructura, ya que el 84.3 % dice que son malos, el 15.3 por ciento consi­dera que son regulares y solo un 0.3 % los calificó de buenos.

La propuesta de reforma fiscal es otro tema rechazado por la población en general, lo cual no es la excepción en los empresarios, ya que, según esta encuesta, el 95.4 % no está de acuerdo, frente a solo un 4.6 % que la aprobaba.

Acerca del costo de operaciones de las empresas, ¿cuál es el porcentaje de la inversión que usted realiza en segu­ridad, vigilancia y protección?, fue otra de las interrogantes, a lo que un 37.8 % opinó que invierte menos de 10 %, un 35.5 % entre un 10 % al 15 %, un 14.6 %, más del 15 % y solo un 12.1 % no invierte en seguridad.

La última pregunta de la encuesta es la siguiente: ¿Apoyaría usted una refor­ma constitucional, que apruebe la crea­ción de otros sistemas paralelos de jus­ticia (jurisdicción indígena) que serían aplicados en toda la República?, el 81.6 % dijo que no, y un 18.4 %, que sí.

Todos estos resultados demuestran el desencanto de un sector empresarial que rechaza la corrupción, pero que, por otro lado, espera que el presidente Jimmy Morales retome las promesas que hizo en su campaña y ponga orden en Guatemala.

 

Mas en Economia y empresas

El Salvador negocia unión aduanera con Guatemala y Honduras

Temporada de cruceros en el país marcará récords históricos

Guatemaltecos convirtieron 408,138 Big Mac en sonrisas durante McDía Feliz

Trudeau visita por primera vez México durante tensa negociación del TLCAN

Industria del vino recibe duro golpe por incendios en California

Juan Miró asume como nuevo directivo del Grupo Financiero Ficohsa en Guatemala

Pfizer considera vender su división de medicamentos sin prescripción

El envío de remesas de EEUU creció 13,4% en nueve meses

Ganadores de premios de sorteo de Lotería Santa Lucía (30 de Sep)

Colombia: Avianca rompe negociaciones con pilotos en huelga

Presidente de Uber pide disculpas a londinenses por “errores”

Lista de números ganadores de Lotería Santa Lucía (Sorteo 23-Sep)

Apuntan a mejorar etiquetado de alimentos para reducir desechos

Tienda de juguetes Toys “R” Us se declara en bancarrota