Nacionales

Indignación toca a la puerta de Casa Presidencial y el Palacio

¡Esta madrugada el número de menores muertas ha subido a 37!

Horror, indignación. Nuevo despertar para los guatemaltecos, que han empezado a trasladar su malestar a la Plaza Central, pero específicamente frente a Casa Presidencial y el Palacio Nacional, en donde anoche se vieron las primeras manifestaciones clamando por ¡justicia ya!, y ¡no más moralejas, queremos justicia!, pero también con acusación de ¡asesinos, asesinos!.

El Hogar Seguro Virgen de la Asunción, era un centro de protección para menores vulnerables y en riesgo, pero el lugar era objeto de constantes denuncias por abusos y malos tratos contra los internos, la mayoría de ellas mujeres menores. Este viernes se lamenta ya la muerte de al menos 37 niñas y adolescentes en un incendio provocado en medio de disturbios más bien extraños y la sociedad levanta el dedo acusador en contra de las autoridades que mostraron una cadena de negligencia en cascada. (recuento hasta las 7:00 horas del viernes, porque número puede aumentar)

En las redes sociales se ha levantado un clamor exigiendo justicia y reclamando la renuncia del secretario de Bienestar Social de la Presidencia, Carlos Rodas. El presidente Jimmy Morales, luego de decretar 3 días de duelo el miércoles, ayer viajó para inaugurar un programa juvenil a Quetzaltenango, e hizo un turbio reconocimiento a la responsabilidad del Estado. Destacó más su frase de tener mi corazón triste, muy triste, pero sin acciones, más allá de reconocer que desde hace ocho meses su administración estudia y discute el cierre de ese centro juvenil en San José Pinula.

En las redes, los calificativos son más duros. Es fácil ver que se repiten algunos: ¡asesinos!, ¡inútiles!, payasos incapaces!… y cosas peores.

Mientras el número de víctimas mortales sigue en aumento, la indignación sube.

“¿Cómo no se pudieron dar cuenta para poder salvarlas a tiempo si el humo se ve al instante?”, dijo a la AFP, en la morgue, el tío de una menor de 15 años originaria de Jutiapa, cuyo cuerpo fue identificado con pruebas de ADN.

La información sobre lo que sucedió en ese centro de acogida para adolescentes, que depende del gobierno, llega a cuenta gotas y es brutal.

Anoche vovldieron las protestas de una sociedad sin ideología a la Plaza, para calificar lo sucedido como crimen de Estado, o masacre.

Según el último balance, el jueves en la noche, 35 jóvenes, de entre 14 a 17 años, fallecieron en el incendio registrado en la mañana del miércoles.

Lucas Nájera, de 76 años, un vendedor de periódicos y abuelo de una menor de 14 años herida, ironizó diciendo: se llama Hogar Seguro, pero ¿dónde está lo seguro? Segura solo la muerte que se las llevó.

La Procuraduría afirma que las niñas estaban encerradas bajo llave en un salón cuando se desató el incendio.

– “Masacre” –

La tragedia en un centro superpoblado que depende de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia provocó indignación, estupor y una oleada de críticas contra las autoridades.

El presidente Morales, otrora un conocido comediante de televisión con una popularidad cada vez más baja, dijo en el acto público realizado en medio de luto, que esto puede volver a suceder (…) en todos los lugares en donde nosotros como Estado no estamos poniendo la atención debida.

Se trata de “una masacre”, aseguró Hilda Morales, procuradora de Derechos Humanos de la Infancia, quien pidió una investigación administrativa y penal en contra de los responsables del hogar.

El titular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, Carlos Rodas, dijo que asumía la responsabilidad de la tragedia, pero se niega a renunciar.

Según versiones preliminares, horas antes del incendio, un grupo de jóvenes intentó fugarse tras denuncias de abusos y maltratos.

El hogar es blanco desde hace tiempo de un escándalo por denuncias de abusos sexuales contra los internos. En diciembre, una jueza había condenado al Estado guatemalteco por los vejámenes cometidos a los menores y ordenó medidas drásticas de protección.

El refugio albergaba, por orden judicial, a menores de hasta 17 años víctimas abandono y violencia doméstica, que cometieron algún delito o que fueron rescatados de las calles, entre otros motivos. El centro contaba con capacidad para 400 menores pero alojaba a unos 800.

Es un centro mixto y el siniestro se registró en el sector de mujeres.

Muchos familiares de las jóvenes se congregaron en dos hospitales de la capital para esperar desesperadamente por información. La mayoría de ellos tenían los ojos hinchados por el llanto.

Algunos de las que han sobrevivido fueron reubicados en otros centros públicos y privados, mientras que otros fueron con sus familiares temporalmente.

El jueves en la mañana unos 25 activistas de derechos humanos se concentraron frente a la Casa Presidencial, donde simbólicamente derramaron carbón y muñecas quemadas y las ataron al portón de la entrada presidencial.

La directora para América Latina del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), María Perceval, dijo que esperaba que “el Estado guatemalteco cumplirá con su obligación de investigar los hechos ocurridos, identificar a los responsables y reparar a las víctimas”.

 

(Incluye información de Edgar CALDERON / Henry MORALES ARANA, corresponsales de AFP)

 

Mas en Nacionales

CC ordena al Gobierno revocar advertencia a Iván Velásquez

Guatemala inicia trámite de extradición de exembajador arrestado en España

Escapando por el mundo a la espera de tiempos más favorables

Expresidente Otto Perez Molina desacredita cargos de corrupción

EFEMÉRIDES: En un día como hoy, 16 de octubre…

Reinicia con tropiezos el juicio por genocidio contra Ríos Montt

El viernes se reabre (a puerta cerrada) juicio por genocidio contra Ríos Montt

Trump, como Chávez-Maduro y Correa, amenaza a la prensa independiente

Presentan el décimo informe de labores de la CICIG en Guatemala

Jimmy Morales vuelve a la carga: Gobierno revoca visa a Iván Velásquez

Llaman a crear frente contra corrupción e impunidad

Baldetti, como Arzú: ‘En 2015 hubo golpe de Estado contra nosotros’

Lluvias dejan un muerto y 62.400 afectados en una semana

Caja de Pandora”, el caso que une a Byron Lima con Arzú