Politica

“Hay un una mafia incrustada en el Congreso”

En la última semana, el presidente Mario Taracena Díaz-Sol concedió entrevistas a la revista Crónica y al diario Prensa Libre, en las cuales articuló frases o expresiones que muestran el nivel de corrupción al que ha llegado el Organismo Legislativo y evidencian también la mentalidad que impera en este momento.

A continuación, algunas de las frases que manifestara a estos medios:

CÓMO ES EL CONGRESO:  Sí, es una ‘caldera del diablo’. Hay una mafia incrustada en el Congreso, en todo los niveles: diputados, trabajadores, sindicalistas y secretarias. Es una mafia total. Los excesos en el Legislativo llegaron a tales niveles, que no se pudieron esconder. Hay 2.500 trabajadores de más. 

A través de los años montaron cadenas de familias, de amigos, de todo. Y cuando cae aquí una directiva como la de Luis Rabbé, que trae gente como Carlos Herrera, se afina la cadena de corrupción.

DE LAS PLAZAS FANTASMAS Y OTRAS PLAZAS: Esto es toda una degeneración. Primero fueron los viajes como premio o chantaje de los diputados para las votaciones. Luego todo se fue degenerando y en las votaciones principiaron a pedir plazas.  Dependiendo de la importancia, así era el número de plazas. Gente como Manuel Baldizón degeneraron el tema más. Por eso los diputados distritales piden plazas para pagar a sus coordinadores departamentales. No son fantasmas, sí existen las personas que trabajan, pero lo hacen en otro lado. El más sofisticado fue Pedro Muadi, que hasta tenía planilla y cuenta bancaria para pagar.

Me parece que no hay un diputado que no tenga plazas de más. Toditos teníamos plazas.

LEGALES O ILEGALES: Como lo decía, no hay un diputado que no tenga plazas de más —la ley permite tres por diputado— y si lo hay es porque es demasiado bruto. Quiero dejar claro que no significa que tener plazas sea ilegal, porque todo diputado tiene derecho de pedir al Presidente del Congreso. Si se las daba, bienvenido, porque era responsabilidad de él. Yo; por ejemplo, pedí siempre permiso. Ninguno de los diputados que han estado saliendo tienen plazas ilegales. Yo creo que no se podrán ir presos por las plazas, por otras cosas sí.

EL CASO DE MARIO TARACENA: Yo también he tenido plazas de más, pero lo mío es legal; yo pedí autorización al presidente en  su momento, y me las autorizó. Dijeron que tenía dos plazas asignadas, pero no es cierto. Los 14 que tengo son 011, que tienen más de 20 años de trabajar en el Congreso. Entre ellos, Don Gumercindo (Hernández), el que me sirve el café. Él gana Q33 mil, pero no lo puse yo, lo puso Ríos Montt. Mis contrataciones son cinco personas.

Cuando quedé de Presidente me traje a trabajar a los peludos (Carlos Menocal y Ronaldo Robles), porque son parte del equipo de la UNE, con la tragedia de que nos los quieren, pero son muy profesionales. Venían a reuniones todas las semanas y trabajaban en el partido también.

EL TRABAJO DEL MP Y CICIG: El MP y la CICIG están haciendo un trabajo excelente, apoyado desde la Presidencia del Congreso. Las capturas y antejuicios solicitados son producto de la información que han solicitado. Me imagino que hicieron investigaciones y por ellas cayó Luis Rabbé, que mucho había tardado, porque es un delincuente con tacuche. Ellos pidieron información de 2008 a la fecha, y tuvieron acceso a las actas y todas las acciones de Junta Directiva.

Lo que hay es una depuración controlada por ahora. El personal lo hacemos desde la Directiva, y la de diputados la hacen el MP y la CICIG.

Mas en Politica

LaRed/CRISPINO PICÓN ROJAS: ¡chismes! …o ¡rumores!

Maxwell a Morales: “queremos que su presidencia sea un punto luminoso”

CRISPINO PICÓN ROJAS:… sin respuesta!

Página web del Congreso cumple 24 horas intervenida

¡Choteados!

Álvaro Arzú no acude a tercera citación de jueza; sala lo ampara

Publicación oficial: desaparecen PP y Líder como partidos

LaRed: ¡Burrunches!

Impiden juramentaciones; se rompe quórum de diputados

Morales: “se van”, funcionarios que hagan negocios en el Estado

Jimmy Morales anuncia que no donará más el 60% de salario

LaRed: ¡A palitos!