Opinión

ENFOQUE: Ministra Jovel, por el mismo camino de Baldetti

Gonzalo Marroquín Godoy

Mientras se acerca el fin de la Copa del Mundo, se siente como se pone denso el ambiente en torno a la actividad política y muchas cosas están por suceder en el segundo semestre del año, que promete ser más complicado que el primero y un preámbulo de lo que nos espera de cara a la campaña electoral de 2019.

El cotarro se ha alborotado en los últimos días, principalmente por los serios señalamientos que ha formulado el excanciller Edgar Gutiérrez sobre supuestos casos de acoso sexual que involucran al presidente Jimmy Morales y algunos de sus ministros, aunque no identificados con nombre y apellido.

El ambiente político se pone denso a poco de terminar la Copa del Mundo. La canciller Sandra Jovel se encarga de empezar la ofensiva.

En medio de esa denuncia –que tiene visos de convertirse en todo un escándalo–, ha salido la ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, a lanzar una ofensiva para tratar de intimidar a la prensa independiente y ha presentado una demanda en contra del periodista José Rubén Zamora, a quien acusa de misógino, por la forma en que se refiere a ella la sección El Peladero del diario elPeriódico.

Es curioso, pero exactamente la misma denuncia presentó en su oportunidad la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien una y otra vez, repetía que las publicaciones que la señalaban de múltiples delitos eran ataques por ser ella mujer. Tampoco le gustaban los términos empleados en esa sección que tiene características muy suyas en la forma de redactar y presentar las noticias.

Pero todo lo que se dijo de Baldetti resultó después confirmado en los casos de corrupción que hoy la mantienen en prisión y bajo los primeros juicios que ya le han iniciado –el del agua mágica de Amatitlán el primero–.

La canciller Jovel se siente seguramente agraviada porque se destacan sus brillantes intervenciones ante la prensa, sus actitudes prepotentes e intolerantes y, en resumen, su triste papel al frente de la cancillería. Sin embargo, vuelve a pecar –al igual que Baldetti–, de su descomunal desconocimiento en leyes, pues en el caso de las publicaciones en periódicos, hay una vía específica para que los funcionarios puedan hacer uso de su derecho de aclaración.

Torpemente lo que pretende la ministra es llevar a la vía penal un caso que no solo no existe, sino que tiene una camino exclusivo, marcada claramente por la Ley de Emisión del Pensamiento y, sobre todo, el artículo 35 constitucional, que garantiza el derecho a la libre expresión.

Pero como es evidente que lo que se pretende es intimidar, se ha tomado la del acoso judicial penal, como lo intentara en su oportunidad Baldetti y muchos de los funcionarios del anterior gobierno.

Casi simultáneamente se ha iniciado una campaña negra en contra de Edgar Gutiérrez por las declaraciones que dio sobre el caso de abuso sexual. Yo supongo que no se trata de una acusación al aire e irresponsable, porque el analista político y columnista de este diario no puede poner en riesgo su credibilidad por lanzar un globito sin fundamento. Es un caso muy delicado que se debe tomar con la seriedad necesaria y, en caso de poder desmentirlo el presidente y su equipo deben hacerlo con total transparencia y sólidos argumentos.

Lo que se hace evidente es que hay una reacción de intolerancia del sector oficial. Ni las demandas judiciales ni las campañas negras acallarán a la prensa independiente. No es el camino para hacer valer un punto de vista. Jose Zamora –que es mi primo–, se ha caracterizado por su firmeza y libertad para expresarse. A sido un bastión vital en la lucha contra la corrupción que muchos quieren ver debilitada o eliminada en el país.

Los señalamientos que se le hacen a Jovel no son por ser ella mujer. Igual se le trataría –estoy seguro– si fuera hombre. Durante la administración del PP, Jose Zamora acumuló más de 100 demandas penales. Se buscaba también intimidarlo y no lo lograron, como sucederá en esta ocasión.

Los funcionarios tienen que entender que están en puestos en donde pueden ser objeto de críticas, sobre todo, si su papel es triste, gris, oscuro o negro y corrupto. Lo que se tiene que tener claro es que el ambiente político se pondrá cada vez más denso. Por un lado, hay un gobierno quisquilloso ante la critica, que sigue sin adoptar un papel transparente. Como muestra están las compras sobrevaluadas aprovechando la tragedia del volcán de Fuego, así como los varios casos que ya se han denunciado anteriormente. Por el otro, tendremos el arranque de la carrera electoral, pues todos los partidos han principiado sus movimientos para buscar candidatos o, en ciertos casos, los candidatos buscan partidos.

Lo que nos adelantan Jovel y las campañas negras, es lo que está por venir, con batallas judiciales y de comunicación por medio de las redes sociales. Estas actitudes las veremos y, me temo, que mucho.

Mas en Opinión

  ENFOQUE Por eso estamos como estamos… por eso nunca mejoramos

José Alfredo Calderón: Escenario post mundial

ENFOQUE: Ortega, otro dictador asesino

Mario Alberto Carrera: La libertad de pensar…

José Alfredo Calderón: Reciclaje electoral 2019

Luis F. Linares López: OBRAS SON AMORES

ENFOQUE La depuración política está “a medias”

José Alfredo Calderón: Normalizar lo anormal

ENFOQUE: En política nada se escribe sobre piedra

Danilo Arbilla: FICCIONES

José Alfredo Calderón: La inmunidad chapina…

ENFOQUE: Grandes clavos… y no pasa nada!!!

ENFOQUE: Sufren los migrantes… y para Pence, sonrisas presidenciales

José Alfredo Calderón: Como no temerle al “deja vu”…