Editorial

Baldetti, ejemplo del poder corrompido

CRONICA LOGOPlazaMayor

 


Hasta el día de hoy, no hay ningún exfuncionario que haya enfrentado tantos cargos penales como los que pesan sobre la exvicepresidenta Roxana Baldetti, imputada formalmente en tres procesos por corrupción y, en cada uno de ellos, acusada de numerosos delitos, que van desde asociación ilícita y cohecho pasivo hasta lavado de dinero y fraude fiscal, entre otros.

Su historia es patética y refleja el nivel de corrupción al que se puede llegar cuando se abusa del poder y no se tiene el más mínimo interés de servir al país, sino; más bien, se llega a los cargos públicos con el afán desmedido de enriquecerse aprovechando su posición, aun en detrimento de los intereses nacionales.

La política, que debiese ser una profesión con alta vocación de servicio y compromiso social absoluto, se ha desdibujado con el paso del tiempo, hasta el punto de ser mal vista en nuestra sociedad, pero también en otras partes del mundo.

Ya los rumores sobre el enriquecimiento ilícito de Baldetti eran fuertes desde su época de diputada. Fue noticia la compra que hizo de una casa en Marina del Sur, el lugar más exclusivo en la Costa Sur, y, pocos días antes de asumir la vicepresidencia, anunció la compra de una casa en la exclusiva colonia residencial Los Eucaliptos. El sueldo de diputado y las ganancias que podía tener su esposo y pequeñas empresas no podían rendir tanto.

Desde entonces, su nombre aparecía en torno a cualquier negocio que se hacía en el Gobierno. A lo largo de 2013 y 2014, las compras de propiedades y el extravagante y derrochador estilo de vida suyo y de su familia salió a luz en publicaciones periodísticas, principalmente en el diario elPeriódico, que literalmente llegó a destapar toda la podredumbre de corrupción con suficiente documentación.

Pero fue hasta que la CICIG intervino en las investigaciones, que su nombre y detalles salieron a luz. El primer #RenunciaYa tenía nombre y apellido: Roxana Baldetti, luego se ampliaría al del presidente Otto Pérez Molina, y dedicatoria para todos los políticos corruptos.

Aunque Pérez Molina dijo el 8 de Mayo —hace un año—, que su disposición de renuncia no corresponde con ninguna solicitud gremial o asociativa, lo hace por decisión propia, voluntaria y personal, no cabe duda de que el movimiento ciudadano, que clamaba por su cabeza como funcionaria, fue la gota que la empujó para salir de la Casa Presidencial y poco después verse ante la justicia.

Previo a renunciar, Baldetti desafiaba a la sociedad, a sus críticos y opositores, de una manera burda y hasta grosera. Así ganó; además de la persecución penal, el sentimiento de repudio social que hoy se manifiesta en su contra.

Sobre las pruebas contra ella han sido múltiples las que han salido a luz. La compra de casas, fincas, apartamentos, edificios, hoteles, empresas inmobiliarias, corporaciones de periódicos; inclusive, llegaron a opacar los viajes por todo el mundo de sus hijos. No solo vivía en la opulencia, sino que; además, hacía alarde de ella junto a su familia. Lo peor es que hasta la fecha no ha dado muestras de arrepentimiento.

Pero no se trata de juzgar a la exvicepresidenta. Lo que se busca es mostrar, partiendo de lo que ella llegó a representar, los graves errores que se pueden cometer cuando el afán por la riqueza se apodera; literalmente, de un político o funcionario.

Eso sí, hay que tener muy presente que el marco de impunidad, que la clase política había llegado a construir, parecía suficiente para asegurar que ella, o cualquier otro funcionario corrupto, salieran indemnes de su paso por la administración pública a disfrutar los bienes adquiridos de manera ilícita.

Es entonces cuando la CICIG hace una aparición importante de la mano del Ministerio Público. El desolador escenario de la corrupción empieza a transformarse, porque había actores para contrarrestarlo. Lo sucedido desde entonces es historia. Se han destapado numerosos casos de corrupción. Parece no haber más intocables, y ahora el brazo de la justicia no solo funciona, sino que llega mucho más allá de lo esperado por la sociedad.

Baldetti fue denunciada largo tiempo.  Renunció hace un año, pero lo más importante será cuando se produzcan los fallos judiciales y las pruebas confirmen lo que ya se sabe, que se convirtió en el ejemplo más claro de la política sucia que tanto daño ha hecho a Guatemala.

Casa de citas

 

René de Chateaubriand

(176René de Chateaubriand8-1848)

Diplomático y escritor

Las personas con poder pasan por tres períodos: el del servicio, el de los privilegios y el del abuso.

Una visión de hace más de dos siglos que sigue vigente. Recuerda que el poder sin control, termina por corromper.

 

Pitaco de Mitilene

Pitaco de Mtilene

(Entre 640 y 568 a. C.)

General griego

¿Queréis conocer a un hombre? Investidle de un gran poder.

En efecto, las personas cambian cuando ascienden al poder. Por eso el pasado de los políticos debe ser siempre escudriñado y valorado.

 

Enrique Tierno Galván

Enrique Tierno

(1918-1986)

Político español

El poder es como un explosivo: o se maneja con cuidado, o estalla.

Lo que sucedió con Baldetti es el típico ejemplo de lo anterior.  El poder le hizo perder la dimensión de los cargos que ocupó.

Comentarios

comentarios

Mas en Editorial

CRONICA LOGO

Editorial: Los peligros de la reforma constitucional

1340662227_inmigrantes__guatemaltecos

Trump confirma tormenta para migrantes y Guatemala

CRONICA LOGO

Problema no atendido, problema que rebalsa

Dolares final

Editorial: Dólar a la baja genera incertidumbre

elecciones-estados-unidos

Elecciones en Estados Unidos, ¿Importantes para nosotros?

CRONICA LOGO

La insoluble crisis nacional de salud    

CRONICA LOGO

Editorial: ¿Veremos algún día una nueva política en el país?

CRONICA LOGO

Norma Cruz, luchadora en contra de la impunidad

CRONICA LOGO

Editorial: El Congreso tampoco aprende lecciones

CRONICA LOGO

Editorial: Impuestos, malos mensajes

CRONICA LOGO

Editorial: Las lecciones deben aprenderse

CRONICA LOGO

Editorial: En multitud de consejos no siempre hay sabiduría