Deportes

La salida de Jesé y sus consecuencias: Asensio, Isco y un elemento inesperado

La gran pregunta es qué hará ahora el Real Madrid en cuanto a cerrar la plantilla, una vez que se confirma la marcha del canario.

 

La prensa no ha tardado en relacionar la salida de Jesé Rodríguez rumbo al PSG con otra decisión que estaba prácticamente tomada en el Real Madrid, y de la que Zidane dio pistas en su última rueda de prensa: Marco Asensio se queda. Finalmente, la insistencia y el buen hacer del jugador han tenido sus frutos y han convencido al cuerpo técnico para hacerle un hueco al jugador, en primera instancia a costa del extremo canario. Pero no será la única consecuencia a corto plazo, ya que el hecho de que el ex del Mallorca permanezca en la primera plantilla genera, a su vez, otro dilema.

 

Y es que el perfil de Asensio choca directamente con el de Isco y James Rodríguez.Los tres ocupan el mismo rol dentro de una plantilla en la que en principio ninguno de ellos será titular, lo que hace imposible su convivencia en el plantel… salvo en un caso. Pero los medios han apuntado rápidamente a Isco. La condición de ‘fichaje de club’ de James y la sintonía con la directiva dejan al malagueño en una posición de debilidad. Aunque Zidane ha demostrado varias veces su predilección por el de Arroyo de la Miel en detrimento del cafetero, sus últimas palabras acerca del asunto eran delatadoras:“No quiero que James se vaya”. Ninguna referencia al andaluz, que se fue al banco en el segundo partido de preparación del equipo ante el Chelsea.

 

Asensio

 

Dentro del Real Madrid han existido siempre dudas con Isco, un hombre que pese a su permanente actitud voluntariosa y su capacidad para adaptarse a las dificultades no se ha convertido en ese crack que apuntaba cuando ganó el trofeo ‘Golden Boy’ 2012. Siempre ha sufrido altibajos en su rendimiento. Pero, como decimos, existiría una posibilidad que permitiría al futbolista seguir en el Madrid, al igual que a James, incluso con Asensio en plantilla.

 

Esta no sería otra más que la salida de Mateo Kovacic. El croata, comprado de forma sorpresiva al Inter por 30 millones la pasada temporada, es otro de los hombres tildados de ‘residuales’ en la plantilla y aunque está teniendo protagonismo en estos primeros encuentros de pretemporada y parece ser el único recambio para Casemiro, lo cierto es que no es un pivote defensivo. Con esfuerzo, Isco podría ser igual de competitivo en esa faceta, ya que Kovacic es en realidad otro volante creativo y con llegada. Y de eso al Madrid le sobra.

 

Con Isco haciendo las veces de recambio para Kroos o Modric, más instalado en una posición de centrocampista que de mediapunta –algo que ya potenció Ancelotti- y James como opción de ataque en la medular, Asensio sería en principio el jugador recambio de Cristiano por banda izquierda y no se instalaría en el medio campo. Cabe recordar que Zizou quiere jugar con un 4-3-3, y no con el 4-4-2 que ahora está usando por circunstancias de ausencias. En un sistema con tres centrocampistas, Asensio no tiene cabida como volante pero Isco sí. De esta forma, ambos podrían coincidir esta temporada.

Comentarios

comentarios

Mas en Deportes

mascherano

El Barça negocia a espaldas de Mascherano con su reemplazo

cristiano-ronaldo

Cristiano Ronaldo: “¿Me ves preocupado? Quien no debe, no teme”

florentino-perez

El fichaje de Florentino Pérez para terminar con Messi

uea-champions-league

Los jugadores Latinos que ya están en octavos de la Champions

lionel-messi-y-barcelona

La redención de Arda (y poco más): 5 claves del Barça – M’Gladbach

federe

Roger Federer, un rey fuera del podio que promete volver

conmebol

¡Chapecoense es el campeón de la Copa Sudamericana!

luis-enrique

Los jugadores del Barça que quieren echar a Luis Enrique

messi

El madridista al que Leo Messi tiene más ‘pánico’ de cara al Clásico

cristiano-ronaldo

Acusan a Cristiano Ronaldo de evadir impuestos

copa-sudamericana

¿Se le otorgará el título de la Sudamericana a Chapecoense?

barcelona

El peligro en forma de fuga de Neymar por el mal rumbo del Barça