Politica

Congreso retoma rutina normal, sin cambio de actitud o agenda

Risas, bromas, consultas entre bancadas, el diputado Fernando Linares le hace sugerencia a la Junta Directiva.  El secretario lee a velocidad del sonido las iniciativas de ley que se aprueban y apenas uno que otro discurso antes de votar intrascendentalmente.  Son pocos los que entienden incluso el fondo de lo que aprueban.

En el Congreso de la República no se vive ambiente de crisis política.  Luego de las tensas sesiones que se dieron en las que defendieron en dos ocasiones al presidente Jimmy Morales y en una tercera que aprobaron un “pacto por la corrupción” –pacto de corruptos le ha llamado la sociedad civil–, y miles de guatemaltecos exigieran la renuncia de al menos 107 diputados, los parlamentarios han vuelto a su rutina normal, sin ningún cambio de actitud.

Esta semana la actividad en el Organismo Legislativo ha sido “normal”, con las reuniones ordinarias de jefes de bloque y comisiones, como si nada estuviera pasando realmente en el país.  El lunes los representantes de las diferentes bancadas aprobaron la agenda de la semana, que en nada difiere a las que aprobaban con anterioridad.

Esta fue la agenda que tuvieron ayer los diputados. Muy similar a las de antes de la crisis.

Como también es normal, algunas comisiones de trabajo se reúnen –no integradas totalmente– y citan a funcionarios, mientras en corrillos del edificio se escuchan comentarios en contra de la prensa y en voz baja se sigue criticando a la CICIG.  No faltan los comentarios de colegas que anuncian que “pronto” se podría destapar el caso Odebrecht, en el que se podría ver involucrados varios diputados y exdiputados.

Consultados diputados de varias bancadas, se puede concluir que hasta el momento no hay ninguno de ellos que esté pensando en renunciar.  Ni siquiera aquellos a los que sus comunidades –como es el caso de Totonicapán–, se los han pedido específica y personalmente.

La instancia de jefes de bloque es la que marca el ritmo que se lleva en el Organismo Legislativo

El movimiento popular del 15-S exigió la renuncia de los 107 diputados que aprobaron las reformas al Código Penal para proteger a los corruptos, a los dirigentes políticos y acortar las condenas de miles de pandilleros y delincuentes comunes –lo que pudo crear un caos de inseguridad en el país–.  Ante la presión, los diputados dieron marcha atrás y mandaron a archivar dichas reformas, lo que supone que en algún momento pueden ser debatidas nuevamente.

Según conversaciones con diputados, los periodistas saben que para ellos “el susto ya pasó” y se muestran confiados en que aprobando unas reformas más a la Ley electoral y de Partidos Políticos, “la cosa se calmará del todo”.

Sobre la posibilidad de que prospere algún otro antejuicio contra el presidente Jimmy Morales, la respuesta es siempre la misma: son intentos fallidos por judicializar la política y no prosperarán.

 

 

Mas en Politica

Diputado Roberto Villate pierde inmunidad

Complicado escenario internacional para campaña anti-CICIG del ‘dúo’ Jimmy Morales-Arzú

El Juez Miguel Ángel Gálvez sopesa ser candidato a Fiscal General

Se ratifica Junta de Directiva con 9 miembros del “Pacto de corruptos” encabezada por Arzú Jr.

Planillas en busca de votos; oficialistas confían en mantener votos de “Pacto de corruptos”

Congreso debe repetir elección de Junta Directiva por diputada tránsfuga

Jimmy Morales cambia al ministro de Gobernación en medio de tensiones

Guatemala investiga caso sospechoso de sarampión, erradicado hace 20 años

Aldana no ve como aliado en lucha contra la corrupción a presidente Morales

Jimmy Morales llega a la mitad de su mandato acechado por la corrupción

¡Confirmado!: ‘Pacto de Corruptos’ controla totalmente Junta Directiva del Congreso

Votos del “Pacto de corruptos” se gestionan para hijo de Álvaro Arzú

Buscan votos del “Pacto de corruptos” para dirigir el Congreso

LaRED: ¡Brindo!