Nacionales

Baldetti y López Bonilla: ¿plan B para castigar corrupción?

 

Mientras los procesos en los casos más emblemáticos de la lucha contra la corrupción sufren retrasos intencionales y el sistema de justicia sigue mostrando la existencia de un muro de impunidad, la acusación de Estados Unidos de narcotráfico, en contra la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y el ex ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, parece enviar un mensaje claro: de todas maneras pagarán con cárcel.

La acusación del gran jurado de la Corte del Distrito de Columbia en Washington, contra los dos ex funcionarios –implicados en conspiración para ingresar cocaína a Estados Unidos– muestra que ambos realizarían actividades vinculadas al narcotráfico desde antes de que asumieran los cargos oficiales en 2012, pues el período en el que se les imputan hechos criminales abarca de 2010 a mayo de 2015.

La noticia sobre este nuevo proceso de una corte estadounidense contra ex funcionarios guatemaltecos, es similar al que antes un tribunal de Nueva York siguiera contra el ex presidente Alfonso Portillo, en momentos también que estaba siendo procesado por tribunales guatemaltecos por el delito de corrupción en el caso del desfalco del Crédito Hipotecario Nacional (CHN), en el que estaba implicado.

Una de las razones para esa acusación, fue precisamente que Estados Unidos no confiaba en la justicia guatemalteca, cooptada por los grupos políticos para crear un marco de impunidad a los funcionarios públicos.

Según una fuente diplomática cerca de la embajada estadounidense en Guatemala esto es algo parecido, porque es posible que las cortes en Guatemala terminen exonerando a los políticos corruptos, y entonces deban enfrentar a la justicia estadounidense.

Eso significaría que puede tratarse de un Plan B, para evitar que salgan con la suya. En fuentes de la CICIG se ha dicho que la Comisión está en la mejor disposición de contribuir con la investigación de este y cualquier otro caso, como también ocurrió con Portillo, acusado de lavado de dinero por la corte estadounidense, en donde se declaró culpable para aliviar su pena. Finalmente fue condenado a 4 años de cárcel.

El proceso

Muy pronto, la embajada de Estados Unidos trasladará la solicitud que se hará para extraditar a los dos ex funcionarios. Sin embargo, se debe recordar que ambos tienen varios procesos pendientes en la justicia guatemalteca, que debe proceder primero, de acuerdo al sistema jurídico guatemalteco.

En todo caso, se deberá proceder a dar trámite a la solicitud, lo que se hará de manera paralela a los procesos que se les siguen. En el caso de Baldetti, está implicada en al menos los casos La Línea, Agua ‘mágica’ de Amatitlán y Coperacha. Cualquier otro caso que se le abra desde ahora, estaría después del de Estados Unidos en la cola.

Roxana Baldetti corre el riesgo de pasar muchos años en cárceles de Guatemala y Estados Unidos.

Ver aquí documento de la Corte de EEUU: Baldetti-acusación

López Bonilla, también tiene dos acusaciones, por el caso Coperacha y lavado de dinero, pero es investigado en varios otros por sobrevaloraciones de negocios y delitos similares.

De perseguidor de narcos y ‘amigo’ de Estados Unidos, ha pasado a ser acusado del delito de conspiración en cadena de narcotráfico.

Ver aquí documento acusación de la Corte EEUU: Lopez-Bonillo-acusación

Ambos tuvieron puestos también en la dirigencia del Partido Patriota (PP), con el que llegaron al poder en 2012. No se des carta que el nombre de la ex vicepresidenta pueda salir a relucir en otros casos de corrupción, como es el de Odebrecht.

Sobre López Bonilla existían dudas sobre vínculos con organizaciones del crimen organizado, y hay varias líneas de investigación sobre él, según fuentes de crédito del Ministerio Público (MP).

La situación critica radica en que se ha visto una situación complicada para que los procesos que se iniciaron en 2015 puedan avanzar. Como se trata de casos con múltiples acusados –casi todos ex funcionarios del PP–, la presentación de recursos, acciones de amaro y demás, hacen que ninguno de ellos avance con la celeridad que la población desea.

La Fiscal General, Thelma Aldana, –considerada junto al comisionado de la CICIG, Iván Velásquez como artífice de una batalla contra la corrupción y la impunidad–, termina su período dentro de un año aproximadamente, y la Comisión de la ONU tiene mandato hasta 2019, lo que implica que en la medida en que el tiempo transcurra y los procesos no avancen, se debilita su posición.

Por eso, la fuente diplomática consultada dijo a Crónica que aunque no es oficial lo del Plan B, en la práctica puede funcionar de manera similar al caso Portillo.

 

 

 

 

 

Mas en Nacionales

Miles de guatemaltecos claman por salida de presidente y diputados señalados de corrupción

Embajador Todd Robinson se ha marchado este día del país

Marchas de protesta sin incidentes; clamor contra corruptos

Guatemaltecos se movilizan en marchas contra la corrupción

JIMMY MORALES arremete nuevamente contra la CICIG en la ONU

Principian bloqueos en carreteras; protesta contra políticos

Lluvias no dan tregua al Suroccidente del país

Los 5 peligros para Jimmy Morales por el viaje a la ONU

Jimmy Morales viaja a la ONU en medio de crisis por corrupción

Convocan a paro nacional para frenar corrupción:¡renuncia y depuración!

Lluvias dejan un muerto, tres heridos y más daños

Guatemalteca entre “héroes del clima” reconocidos por la ONU

Policía evacua a diputados y lanza gases a manifestantes

Un sismo de 5,2 estremece varias regiones del país