Entretenimiento

Adele arrasa en los Grammy; Gaby Moreno digna representación de Guatemala

Los Angeles, Estados Unidos | AFP |

Adele arrasó la noche de este  domingo en todas las categorías en las que estuvo nominada en los Grammy, pero le costó creérselo. En sus emocionados discursos insistió siempre en que su ídolo Beyoncé lo merecía más.

En una noche en las que el condimento anti-Donald Trump fue una constante, más pudieron las baladas de despecho de la británica que el discurso osado, crítico y político de Beyoncé, que una vez más se quedó sin ganar el álbum del año.

La guatemalteca Gaby Moreno brilló con luz propia. Fue candidata en la categoría Mejor Álbum de Música Pop Latino, con su quinto álbum, “Ilusión”, y se presentó muy elegante a la gala.  La categoría la ganaron los hermanos Jasse & Joy.

Gaby Moreno, que ganó el Grammy Latino a Mejor Nuevo Artista en 2013, llegó a la gala con “Ilusión”, su quinto álbum, por el que fue nominada.

El trabajo de Gaby Moreno, quien ya ganó el Grammy Latino a Mejor Nueva Artista, rompe el molde y vuelve a la “vieja escuela” con un enfoque analógico que mezcla el folk americano, el soul, el blues, el country rock y un pop alternativo latino… en inglés y español.

La guatemalteca, que contribuyó en la composición de todas las canciones, aborda temas como el de la migración y la violencia de género, interpretados con una voz dulce y emotiva.

Adele por su parte ganó las tres principales categorías (álbum, canción y grabación) por segunda vez, luego de arrasar en 2012. Es la única artista en lograrlo y suma en total 15 estatuillas.

“No puedo aceptar este premio (…), mi vida es Beyoncé y su álbum para mí, ‘Lemonade’, fue monumental y un apoyo para el alma, pudimos ver otro lado de ti que no siempre nos dejaste ver y te lo agradecemos”, le dijo a la diva del pop al recibir el gramófono por su disco “25” en la categoría más prestigiosa del premio.

“Lemonade” es de hecho el disco más osado de la carrera de Beyoncé, en el que se enfocó en las dificultades y la resistencia de las mujeres negras, cantándole a su poder de superar a un padre duro, un marido lujurioso y una larga historia de persecución.

La artista de 35 años terminó con dos galardones. Ganó Mejor Álbum Urbano Contemporáneo con este disco que fue además su mayor aproximación al hip-hop pero que al mismo tiempo coqueteó con el rock y hasta con la música country.

Ganó también con el videoclip de “Formation”, que hace tributo al movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) con imágenes de policías levantando los brazos, como rindiéndose, frente a un niño negro.

“Mi intención con el filme y el álbum era crear un cuerpo de trabajo que le diera voz a nuestro dolor, nuestra lucha, nuestra oscuridad y nuestra historia, enfrentar temas que nos son incómodos”, expresó.

Fue su primera aparición pública desde que anunció por las redes sociales que estaba embarazada. Hizo una extravagante actuación con toques de espiritualidad india y del Egipto antiguo.

Mas en Entretenimiento

El “¡maldita lisiada!” retumba en la cárcel de “Orange is The New Black”

Netflix, ¿el agente provocador del Festival de Cannes?

La fuerza en “Star Wars” es aún intensa a sus 40 años

Presentan a cachorros de tigre blanco nacidos en cautiverio en México

“Support” de Lorenzo Quinn, en la Bienal de Venecia 2017

Almodóvar pone a Netflix entre la espada y la pared en apertura de Cannes

Los emojis cobran vida en Hollywood

Serie sobre el suicidio de una adolescente enciende la alarma

Shakira anuncia su nuevo álbum, “El Dorado”

Dos caballos desafían a un bólido en estadio italiano

Los padres del niño del “milagro” de los pastorcitos de Fátima narran su curación

Tuti Furlán: Enfrentamiento de palabras