Politica

Se ha ido Thelma Aldana; deja legado importante (Análisis)

Cuando el presidente Otto Pérez Molina escogió a Thelma Aldana como Fiscal General y Jefa del Ministerio Público, no se imaginó en aquel momento que estaba haciendo una gran elección para Guatemala, pero una que resultaría mala para él. Ella no se imaginaba la magnitud de la corrupción en las esferas de poder del país, pero cuando la comprendió, decidió combatirla y luchar contra la impunidad.


Análisis-Crónica

Sabía que había corrupción, pero no me imaginé hasta que grado estaba arraigada. Quien así se expresa unos días antes de dejar el cargo de Fiscal General, es Thelma Aldana, la segunda mujer que ha dirigido el Ministerio Público (MP) y deja la institución con una imagen de independencia, no solo del sector político, sino de todos los grupos de poder y presión del país.

A principios de los años 80 en Guatemala, el sistema de justicia era poco relevante para la mayoría de la población. Las noticias de la época tenían que ver con la guerra interna, la violencia política, las violaciones a los derechos humanos y muy rara vez escándalos de corrupción de aquellos gobiernos militares llegaban a ser titulares en la prensa.

En 1981, Aldana ingresa al Organismo Judicial como conserje de un tribunal de familia de Quetzaltenango. Dos años después se gradúa de abogada. Sabía que quería superarme, y me esforcé para lograrlo ­–narró en una entrevista–. Vaya si no lo hizo. Pasó por todos los puestos posibles en la carrera judicial, y en 1999 fue electa por primera vez como Magistrada de la Corte de Apelaciones.

Su ascenso no se detuvo y es la primera mujer que alcanza tanto la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) como el cargo de Fiscal General. Eso, más su labor en la lucha contra la corrupción, a la que se comprometió junto al comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, hace que en 2017 la prestigiada revista Time la incluya en una lista de Las 100 personas más influyentes del Mundo.

¡Al fin! contra la corrupción

La prensa independiente siempre ha denunciado casos de corrupción y excesos en el gasto público. Se hizo durante los gobierno de Vinicio Cerezo, Jorge Serrano, Álvaro Arzú, Alfonso Portillo, Oscar Berger y Álvaro Colom, pero poco sucedía, especialmente después de la voraz camada de funcionarios del FRG y del propio mandatario que se dedicaron al saqueo vulgar de las arcas nacionales.

Con el gobierno del PP, las publicaciones de prensa mostraban claramente que había un enriquecimiento desmedido de algunos funcionarios, particularmente en las más altas esferas, incluyendo a Otto Pérez y Roxana Baldetti.

Recién llegada en 2014, se dan las primeras investigaciones conjuntas del dúo Aldana-Velásquez, y principian a llegar los resultados, pero aún entonces no se tenía la dimensión completa del iceberg de corrupción que se mantenía flotando por el marco de impunidad que los propios políticos y la estructuras criminales incrustadas en el Estado fueron construyendo.

Iván Velásquez y Thelma Aldana hicieron un equipo de gran peso en la lucha contra la corrupción.

Para abril de 2015 se conocen más detalles y se producen las primeras manifestaciones masivas en La Plaza. La primera en caer es la vicepresidenta Baldetti, quien por más que jurara por la vida de mi madre que está muerta –así lo dijo–, que nunca tomó un centavo, aparecía involucrada en cuanto caso de corrupción se iba destapando por parte del MP y la CICIG.

A la Fiscal General no le tembló la mano cuando en las investigaciones aparecía también el UnoOtto Pérez–, el mismo que un años la había escogido para que se hiciera cargo de la persecución penal. La presión ciudadana fue en aumento, lo mismo que la persecución del MP y la CICIG, hasta provocar la renuncia del mandatario, quien poco tiempo después fue a parar a la prisión.

El primer gran logro que queda como parte del legado, es pues la independencia, pues actuando de esta manera Thelma Aldana marcó una diferencia entre su MP y los anteriores, aunque hubo antes también algunos ejemplos en esta dirección, como el de Claudia Paz y Paz, que sin embargo nunca se enfocó en combatir la corrupción.

Un sistema corrompido

En la medida que las investigaciones avanzaban y los casos se sumaban, tanto Aldana como Velásquez, llegaron a la conclusión de que la raíz de muchos males en el país está en el sistema de partidos políticos, que se ha vuelto corruptor y corrupto. Con un escenario tan patético como el que se pintaba con casos como La Línea, Agua Mágica –de Amatitlán–, Negociantes de la Salud, Cooptación del Estado, Caja de Pandora, Corrupción-Construcción, Contenedores Puerto Quetzal y muchos más.

La pregunta que se hacían entonces Aldana y Velásquez era: ¿hasta donde podremos llegar con esto?. ¿Permitirá el sistema que avancemos?.

La entonces Fiscal General, fue siempre fuente de información para los medios de prensa internacionales, que le dieron credibilidad a sus declaraciones.

Nada les hizo titubear y principia así la gran cruzada enfocada en destruir las estructuras de corrupción y botar el muro de impunidad. En un principio fue bien acogida por todos los sectores y los elogios se escuchaban a cada paso, hasta que los círculos de involucrados descubiertos se fueron ampliando y tocaron intereses más allá de los políticos.

El sistema envenenado reacciona y pronto principian los señalamientos, producto de manipulación propagandística, para desprestigiar al MP, la CICIG, y, por supuesto, a Aldana y Velásquez. Son izquierdistas; nos convertirán en Venezuela; no respetan el debido proceso; aplican selectivamente la justicia, y muchas consignas más se convirtieron en comidilla de redes sociales. Muchos creyeron y la división principió en la sociedad guatemalteca.

Uno que se creyó este primer capítulo fue el presidente Jimmy Morales, quien se distancia del MP y la CICIG en la discusión de las reformas constitucionales al sector justicia, pero entonces lo hace discreta y silenciosamente.

Aldana y su socio en esta causa no se inmutaron. Siguieron su caminar, hasta que aparece un nuevo caso: Botín Registro de la Propiedad, que trataba principalmente de plazas fantasma, pero ¡oh sorpresa!, al revisar la información recogida en el allanamiento a la institución, aparecen facturas que llaman la atención y se comprueba que hay escondido un fraude… y dos de los involucrados de manera directa son Manuel y Sammy Morales, hijo y hermano del presidente, a quienes se les abre causa por diversos delitos cometidos. (El juicio está en proceso).

Soy respetuoso de la ley y no intervendré, repite el presidente Morales, pero ya para entonces estaba bastante contaminado e indispuesto en contra principalmente de la CICIG.

En aquel momento se hace evidente otro aspecto fundamental que queda como legado en el MP: Cada caso que se expone ante la opinión pública tiene amplio respaldo y pruebas de todo tipo. No se trata de ninguna persecución de brujas. Se trata de investigaciones serias bien sustentadas, para nada selectivas.

Presidente en contra

El siguiente paso es descubrir –y probar– que la corrupción principia desde los partidos políticos y su financiamiento. Entonces brotan casos y casos de financiamiento electoral ilícito. Uno de ellos apunta nada menos y nada más que al propio presidente Morales y su improvisado partido, FCN-Nación.

Los dos fiscales lo discuten al más alto nivel y miden las consecuencias. No están dispuestos a claudicar, por más que se trate de otro presidente. Se presenta el caso y estalla la madre de todas las batallas. Jimmy Morales, sin medir consecuencias nacionales e internacionales, recibe la protección del Congreso y anuncia la expulsión de Iván Velásquez del país, orden que la Corte de Constitucionalidad revierte y principia una crisis que parece no tener fin.

Firmeza queda también como legado. Mientras se integraba lo que se llamó el Pacto de Corruptos al que se sumaron diputados, alcaldes –encabezados por Álvaro Arzú–, algunos empresarios, los medios de prensa de Ángel González, militares y particulares, los dos fiscales se mantuvieron inmutables en su postura y han solicitado –incluso– la cancelación del partido oficial.

Tener tantas fuerzas en contra podría haber desanimado a cualquiera, pero no a Aldana, quien al mismo tiempo recibía el respaldo de sectores sociales, la comunidad internacional y grupos menos politizados ideológicamente.

No solo corrupción

Uno de los argumentos en contra del MP de Aldana es que debiera combatir más otros delitos. Este planteamiento se hace principalmente para intentar restarle credibilidad en sectores populares.

Sin embargo, su respuesta ha sido con hechos: en su período se han desactivado 178 estructuras criminales que se dedicaban al sicariato, y la extorsión –principalmente–, lo que demuestra que otras fiscalías, además de las relacionadas con la corrupción, trabajan con eficiencia.

Con el incremento presupuestario –que nunca alcanzó los niveles necesarios–, se pudieron abrir 50 agencias fiscales en todo el país, ampliando la cobertura del MP. Esto es aún insuficiente, pero al menos se demostró que se puede mejorar en la medida en que los recursos suben.

En resumen, lo más destacado dentro del legado es la lucha contra la corrupción y la impunidad, pero hay muchos logros y avances que ahora permiten que la nueva Fiscal General, Consuelo Porras, pueda realizar mejor la tarea y continuar por el camino iniciado, ampliando –de ser posible, pero deseable en todo caso–, los logros de su antecesora.

Lo que queda a la vista

El legado de Thelma Aldana puede resumirse de la siguiente manera:

  • Independencia respecto a los tres poderes del Estado y de los grupos de presión.
  • Tenacidad en lucha contra la corrupción y la impunidad. Se han roto paradigmas que muestran que nadie está por encima de la ley.
  • Firmeza: No se ha cedido a las presiones, por más que estas provengan del propio presidente Jimmy Morales.
  • Efectividad: En cada uno de los procesos o casos se ha mostrado una sólida fase de investigación. No hay mejor prueba que las estructuras de corrupción descubiertas y las estructuras criminales que se han desarticulado.
  • Capacidad: la saliente Fiscal General se mostró como una funcionaria capaz, hábil y dedicada a su trabajo.
  • Imparcialidad: No ha habido grupo político que pueda decir que se ha privilegiado. Se ha perseguido a quienes se debe perseguir, sin distinción ideológica.

Top’10 de casos emblemáticos

Las lista es demasiado larga, pero hay algunos casos de mayor impacto mediático, ya sea por monto de la corrupción, personajes implicados o implicaciones de todo tipo. Esta es la lista de los 10 más sonados:

  1. La Línea: Lleva tres años entrampado por estrategia de los acusados, pero se puede decir que fue el que destapó la olla de porquería del sistema político. Es el primero en la historia del país, que involucra tanto al presidente como a la vicepresidenta.
  2. Caso Cooptación del Estado: Deriva del anterior y muestra la estructura criminal que se había creado durante la administración del PP. De nuevo aparecen los nombres de los gobernantes y de varios de sus colaboradores cercanos y el mejor ejemplo son los millonarios regalos que le daban –producto de la corrupción, a Otto Pérez y Roxana Baldeti.
  3. Odebrecht: El mayor escándalo de corrupción en Latinoamérica salpicó también en Guatemala. Los principales implicados, hasta ahora, son el ex ministro Alejandro Sinibaldi y el excandidato presidencial, Manuel Baldizón, ambos prófugos de la justicia en el extranjero.
  4. Financiamiento electoral Ilícito: Lo más sonado es que se ve implicado el propio presidente Jimmy Morales, pero también dirigentes de los partidos Líder y UNE, entre otros.
  5. Plazas Fantasmas en el Congreso: Aunque ha perdido fuerza mediática, tiene gran connotación, pues por primera vez se persigue por delitos de esta naturaleza a diputados, entre ellos los ex presidentes del Organismo, Pedro Muadi y Luis Rabbé.
  6. Caja de Pandora: De una investigación en torno a Byron Lima se derivó a una línea de investigación en contra del fallecido alcalde Álvaro Arzú. Falta que buena parte de la investigación salga a luz pública.
  7. Corrupción Judicial: Varios jueces y magistrados se han visto involucrados en diferentes procesos. Refleja el grado de compromiso con la impunidad y podredumbre en el sistema judicial.
  8. Negociantes de la Salud: Triste caso vinculado a la compra de medicinas. El impacto en la salud del pueblo y en los recursos del Estado es gigantesco.
  9. Contenedores TCQ: Ejemplo de una concesión llevada a cabo ‘a dedo’. Cerca de US30 millones en sobornos.
  10. Caso Arnoldo Medrano: Otro caso ejemplar por la forma en que operan muchas municipalidades. La familia Medrano convirtió la política en una fuente de enriquecimiento sin límites.

 

Mas en Politica

Encuentro por Guatemala expresa dudas en torno al Presupuesto; espera se introduzcan cambios

Alianza oficialista reelige a Álvaro Arzú Jr. como presidente del Congreso para el año 2019-2020

Un Congreso desprestigiado elige hoy nueva Junta directiva: ¿Arzú Jr. o Montenegro?

Iván Velásquez y Thelma Aldana, mejor calificados que Jimmy Morales (Encuesta)

LaRed: Congreso, fábrica de ¡pendejadas!

Congreso hace reforma y suprime “financiamiento electoral ilícito”

Pesquisidora principia blindaje de Jimmy Morales en el Congreso

LaRed (Crispino Picón Rojas): ¡SOBERANO!

Llegó el ‘Día de la ONU’ para Jimmy Morales

Marchas y protestas de universitarios, colectivos y ciudadanos

#CrisisCicig | Termina semana de tensión, protestas y confrontación

El reto de Fernando del Rincón (CNN) muestra cambio radical de Jimmy Morales sobre Iván Velásquez y CICIG

Nineth Montenegro presenta pruebas de descargo por delito que se le imputa

Presidente Morales repudiado en Xela; no asiste a inauguración de la Feria más importante del país